Goran Bertok «Requiem» | De la vida y la muerte

Goran Bertok es un fotógrafo esloveno que dice que no le interesa la fotografía, pero la utiliza como instrumento para acercarse a cosas que no haría de otra manera…Requiem trata de la muerte, directamente y crudamente, de una manera que en Occidente no queremos ver, o simplemente rechazamos. De un hecho ineluctable, el simple final de la vida. Requiem son dos libros, Post Mortem y Visitors. La muerte justo después de la vida, la muerte después de la muerte. Antes y dentro del Crematorio. ¿Qué decir de estas fotografías? Uno se encuentra bastante a falta de palabras o conceptos… Son imágenes crudas de cuerpos sin vida, de la muerte haciendo su trabajo. Imágenes de este mundo todavía más duras son las imágenes siguientes, donde Bertok da un paso mas allá, y nos lleva a un territorio prohibido, mostrando como el fuego acaba la labor. Goran Bertok muestra la muerte como es, lo queramos ver o no. Requiem viene inserto en una bolsa roja, objeto discreto, podría ser como un secreto, recuerdo querido que guardamos cerca nuestro. Pero Bertok no deja sitio para el afecto.

Goran Bertok

Crecí en una educación católica donde la muerte es un proceso intangible que se limita al reposo del alma. No hablamos de la muerte y todavía recuerdo a una antigua casera, católica practicante, que siempre se preguntó por qué suena la campana si la muerte es un mejor acceso al mundo espiritual. Pero cuando nos enfrentamos a la muerte, especialmente a la pérdida de un ser querido, finalmente nos dimos cuenta de que la vida tiene un final. La idea de la muerte está relacionada con la vida. La noción de muerte existe solo como la “vida después de la muerte” mientras permanece abstracta ya que nadie volvió a hablar de ella.


Lo que Goran Bertok muestra aquí es lo que nosotros, en una sociedad occidental, nos negamos a ver. Morimos, bien, pero al menos no nos obliguen a mirar a la muerte a la cara. Como explica en la entrevista insertada en el folleto impreso aparte: «Hay diferencia para pensar y hablar sobre algo o para ver y experimentar algo. Ves en un crematorio lo que se nos ahorra a la mayoría de nosotros».
Siempre es inquietante enfrentar la muerte, todavía tenemos un sentido de la vergüenza y la única forma de superar esto es a través de la estética. Esto es lo que reconocemos con Michelangelo ‘pieta’, la pasión de Bach (Matthäus-Passion BWV 244 al final del artículo), o en el cine, como en «The Seventh Seal» de Ingmar Bergman cuando la muerte llega a invitar a los protagonistas a una farándula macabra final.


El libro «Requiem» está dividido en dos partes, cada una es un libro en sí mismo. El set es una manga de cartón donde se insertan los dos libros, más un folleto que contiene una entrevista de Goran Bertok y el colofón. Todos los componentes son de color negro mate y los títulos están grabados en las cubiertas. El folleto está impreso en un papel grueso rojo.
El título de la primera parte es «postmortem», y si la portada también es negra, las imágenes se imprimen con márgenes blancos. La autopsia muestra los cuerpos de los muertos conservados antes de la cremación. ‘White’ sugiere que todavía estamos entre los vivos. Estas imágenes se ven como la idea de nosotros, la vida, tenemos acerca de la muerte. Estamos rodeados de luz (páginas blancas) así por la vida y miramos estos momentos congelados por la eternidad. El fotógrafo intenta mostrar la pérdida de vidas por la rigidez de los órganos sensoriales (oídos, nariz, boca, ojos, mano). Incluso sin las marcas de hielo, uno comprende inmediatamente que estos cuerpos ya no funcionan y, ¿qué puede decir mejor la muerte sino la falta total de percepción? La vida se ha ido …


El segundo libro es en sí mismo un viaje más allá de la muerte, descubrimos la muerte en el trabajo. Se llama «visitantes» e incluye una secuencia fotográfica realizada en el crematorio. Esta es una serie de fotografías que nos muestran llamas que componen pinturas abstractas en las que a veces aparece una calavera que se descompondrá cada vez más. Estas imágenes son bastante insoportables porque muestran la muerte en el trabajo, pero sobre todo porque muestra lo que nos negamos a ver: el paso entre el cadáver y la urna. La ceremonia en el crematorio finaliza con el movimiento del cuerpo que desaparece en un corredor liviano. Entonces, todo habrá terminado, y regresaremos unos días después para recuperar las cenizas. La cremación sigue siendo una abstracción a la que no queremos prestar demasiada atención. Esta parte del trabajo de Goran Bertok, además de mostrarlo «incontrolable» también cuestiona la ética de la fotografía. ¿Qué tan lejos podemos llegar y podemos mostrar todo? Él mismo, en su entrevista, no contará cómo obtuvo acceso al crematorio para esta serie y asume que es éticamente cuestionable. ¡La respuesta probablemente esté en cada uno de nosotros, y depende de cada uno de nosotros!


El libro, como objeto, está realmente bellamente diseñado, lo que ayuda a asimilar las imágenes duras. Finalmente se convierte en un objeto sagrado, una especie de exvoto, un tributo a la muerte, que de hecho es un tributo a la vida sin la cual la muerte no existe.

ENG: I was raised in a Catholic education where death is an intangible process that confines to the repose of the soul. We do not talk about death and I still remember a former landlady, practicing Catholic, who always wondered why the bell tolls if death is a better access to the spiritual world. But when we are confronted with death, especially the loss of a loved one, we finally realized that life has an end. The idea of death is related to life. The notion of death exists only as the « after life » while remaining abstract since no one ever came back to talk about.


What Goran Bertok shows here is what we, in an occidental society, refuse to see. We die, either, but at least let’s not force us to look death in the face! As he explains in the interview inserted in the leaflet printed apart : «There’s difference to think and talk about something or to see and experience something. You see in a crematorium what is spared to most of us ».
It is always disturbing to face the death, we still have a sense of shame and the only way to overcome this is via aesthetics. This is what we recognize with Michelangelo’ pieta (above), Bach’s passion (Matthäus-Passion BWV 244 at the end of the article), or in cinema, as in « The Seventh Seal » by Ingmar Bergman when death comes to invite protagonists in a final macabre farandole (above).
The book « Requiem » is divided into two parts, each one is a book in itself. The set is a cardboard sleeve where the two books are inserted, plus a leaflet which contains an interview of Goran Bertok and the colophon. All components are matte black and the titles are embossed on the covers. The leaflet is printed on a red thick paper.


The title of the first part is « postmortem », and if the cover is black too, images are printed with white margins. Postmortem shows the bodies of the dead preserved before cremation. White suggests that we are still among the living. These pictures are seen as the idea of us, living, we have about death. We are surrounded by light (white pages) thus by life and we look at these moments frozen for eternity. Photographer attempts to show the loss of life by the rigidity of the sensory organs (ears, nose, mouth, eye, hand). Even without the ice marks, one understands immediately that these bodies no longer work and, what can better tell the death if not total lack of perception? Life has gone…
The second book is itself a journey beyond the death, we discover death at work. It is called « visitors » and includes a photographic sequence made in the crematorium. This is a series of photographs that shows us flames composing abstract paintings in which sometimes appears a skull which will decompose more and more. These images are quite unbearable because it shows death at work, but mostly because it shows what we refuse to see : the passage between the dead body and the urn. The ceremony at the crematorium, ends with the move of the body that disappears in a light corridor. Then, it’s all over, and we will return a few days later to retrieve the ashes. The cremation remains an abstraction to which we do not want to give too much attention. This part of the work of Goran Bertok, in addition to showing the « unshowable » also questions the ethics of photography. How far can we go and can we show everything. He himself, in his interview, won’t tell how he got access to the crematorium for this series and asumes that it is ethically questionable. The answer is probably in each of us, and up to each of us!

The book, as an object is really beautifully crafted, thereby helping to assimilate the harsh images. It finally becomes a sacred object, a kind of ex-voto, a tribute to the death, which in fact is a tribute to the life without which death does not exist !
The book is published by Matej Sitar’s publishing house: The Angry bat. 16 x 21 cm, 46 pages, selfbound japanese binding, first edition of 300 books, numbered and signed, published in 2015.

Goran Bertok

 

Anuncios