Todos los que parecen estúpidos, lo son y, además también lo son la mitad de los que no lo parecen.  Francisco de Quevedo