No se puede poseer mayor gobierno, ni menor, que el de uno mismo. Leonardo Da Vinci