La oscura melancolía de Kazuhiro Hori

Una tierra de caramelo rosada y esponjosa no podría hacerle daño a nadie, pero las pinturas de Kazuhiro Hori muestran lo contrario con su oscura melancolía camuflada

La oscura melancolía de Kazuhiro Hori. Este artista japonés sacudió al mundo con sus representaciones íntimas de la desesperación femenina, el odio, el anhelo y los ojos inyectados en sangre.


Durante el día, este hábil artista pasa su tiempo enseñando diseño de moda y fabricación de accesorios en la universidad. Pero, en su tiempo libre, crea estas impresionantes pinturas, vibrantes y sombrías al mismo tiempo. El arte de Hori se destaca no solo por sus sujetos sino también por sus temas.


Habla sobre la cosificación y la sexualización de las jóvenes en la sociedad japonesa, representándolas con el uniforme de marinero clásico, a menudo fetichizado. Aunque a primera vista es inquietante, el aspecto alarmante de su arte pretende transmitir la incomodidad aparentemente inocua y el peligro de la inocencia erótica de Lolita.


Hori ha dicho que, para pintar, prefiere mirar el objeto real y buscar su inspiración en él. A menudo les pide a sus amigas y compañeros de trabajo que posen para él, y Hori pinta basándose en esas imágenes.


Kazuhiro Hori comenzó a pintar estudiantes en 2009, y su consistencia y profundo mensaje le han hecho ganar una multitud de admiradores internacionales. Al representar a niñas de apariencia solitaria en un paraíso de algodón de azúcar, juguetes de peluche y piruletas, le gusta agregar pequeños juguetes rosas, pistolas falsas y una sustancia similar a mermelada para simbolizar el derramamiento de sangre o la pérdida de la inocencia.


Recordando la película «Anti Porno» de Sono Sion de 2016, Hori explora las caídas de la feminidad y la niñez en una sociedad patriarcal. «Bittersweet» podría describir mejor las atractivas pinturas, y muchas mujeres y niñas por igual pueden identificarse con la tierra de fantasía que crea.