Inmersos en el cuerpo humano de Paco Lafarga

Paco Lafarga, incluye en su temática un cuerpo humano costumbrista, inmerso en la cotidianeidad y momentos que todos hemos tenido alguna vez

Inmersos en el cuerpo humano de Paco Lafarga. El arte figurativo es el protagonista de la muestra. Lo que Lafarga busca en una pintura es la capacidad de transmitir una sensación emocional que enganche y conecte con el fondo del ser humano, «tan complejo y tan difícil», y con una «realidad dolorosa», ha señalado.


«La pintura tiene que ser algo que se te escape de las manos, algo que circule solo»

Paco Lafarga

Sobre la pintura galardonada del ModPortrait 2014, el artista reconoce que el objetivo al realizarla fue «conocerme más a mí» y también «dejar una huella y que las formas te atrapen». Este pintor reconoce que trabaja con la realidad que le rodea «aunque luego se puede aplicar un poco de magia». Ese toque es el que consigue unir en un mismo lienzo figuras definidas y formas que pierden su consistencia.


Óleos y dibujos a carboncillo que casi fotografían a personajes simples con significados profundos. Trazos extraordinariamente bien acabados en algunos detalles y desdibujados en otros.


Tiene la capacidad de acostumbrar nuestros ojos a los desnudos, sencillos, para dejarnos boquiabiertos con varias obras desgarradoras que, aún sirviéndose también del desnudo, demuestran una carga expresiva y psicológica mucho mayor. Un mensaje de esperanza, pero también con aquello de los porqués supeditados al libre entendimiento.


Es sin duda uno de los artistas con más proyección en el mundo figurativo contemporáneo. Paco Lafarga se enfrenta a su oficio como si cada cuadro fuese el último, o como mínimo el penúltimo. Y eso explica su forma de trabajar y su forma de vivir el Arte. Influenciado por los clásicos como Rembrandt, Goya, Pradilla, Velázquez o Durero y de los modernos como David Hockney o Antonio López. De todos ellos ha heredado y de esta herencia ha forjado una identidad propia. Arte y vida en el son casi lo mismo.

Inmersos en el cuerpo humano de Paco Lafarga. Por Adriana Pinto