«Ju Ja» de Pere Llobera y Syd Mostow

La música en esta muestra es un catalizador mucho más importante de lo que se puede imaginar. JU JA era el grito de guerra de Chimo Bayo en la época dura del “bacalao” español

«Ju Ja» de Pere Llobera y Syd Mostow. Cuando estos dos monosílabos eran pronunciados por el famoso Dj se abría la compuerta a lo que en adelante iba a suceder “on stage“. Hay que aclarar que lo que solía suceder era algo muy parecido a la locura transitoria o, si se quiere, a una posesión demoníaca colectiva.

Ni buscamos ni lograríamos un efecto así en el público de nuestra expo. Pero ese guiño “bakala” nos sirve para describir un tipo de energía. Energía pura, de hecho, y ligeramente des-intelectualizada, que busca en la acción su resultado.


Un texto como este, sin embargo, pide un esfuerzo intelectual, unas explicaciones que procuren no dejar desamparado al espectador frente a lo que va a ver. La información necesaria alrededor de esta valiente exposición, no nuestra sino de Esther Montoriol, la dejo aquí escrita por si alguien tuviera interés.

La música en esta muestra es un catalizador importante. «Ju Ja» de Pere Llobera y Syd Mostow


Syd y yo nos conocemos hace unos… ¿tres años? y empezamos con el típico ritual de acercamiento entre pintores, es decir la visita a los respectivos estudios. Yo estoy artísticamente hiperactivo en ese momento (de hecho creo que soy hiperactivo) y Syd saliendo de una de esas famosas crisis creativas que asaltan a los pintores periódicamente.

La suya ha sido fuerte y con muchos palos en las ruedas. El caso es que ambos reconocemos que tanto uno como el otro sabe mirar pintura, opinar sobre ella y de vez en cuando incluso acertar en el trabajo propio.


El ritual de acercamiento, si funciona, a veces propicia un segundo paso que consiste en iniciar una colaboración. Es obvio que nosotros nos encontramos en esta fase, pero conviene explicar por qué nos hemos decidido por el papel como soporte.

El papel da mucho menos respeto que un buen lienzo; si quieres experimentar, es ideal. No se pierde apenas nada. Si un dibujo no funciona, fuera; si funciona, se podría incluso enmarcar. Entonces ¿por qué no enmarcamos?


Porque enmarcar confiere al trabajo una solemnidad que ahora mismo no nos interesa. No sería lógico con la música que estamos escuchando, ni con el momento que estamos viviendo, ni con nuestro estado anímico.

La música que estamos escuchando, y que en esta muestra es un catalizador mucho más importante de lo que se puede imaginar, son por ejemplo los Butthole Surfers; el momento que estamos viviendo es incierto y el estado anímico de ambos artistas se podría definir como “golpeado”.


Si detectan cierta furia, cierto nihilismo, cierta ironía, cierto absurdo… piensen que podría haber sido peor. En el fondo no queremos asustar a nadie, solo hacer una buena expo de pintura en un buen espacio y que la gente entre en él.


En el momento en que escribo esto aún no hay nada colgado. Solo hay ideas, planes, intenciones y un montón de dibujos. Esperemos que la selección final refleje la libertad con la que ambos hemos podido trabajar.

«Ju Ja» de Pere Llobera y Syd Mostow. Por Pere Llobera