Elon Musk afirma que el 100% de las especies se extinguiran

«Deberíamos estar mucho más preocupados por el colapso de la población», ha tuiteado el excéntrico millonario Elon Musk

Elon Musk afirma que el 100% de las especies se extinguirá. Pretende enviar en el futuro 1.000 naves espaciales para construir una ciudad sostenible de un millón de personas en marte.. Una de las grandes ambiciones de Elon Musk es poder poblar algún día Marte con gente de la Tierra. Sin embargo, a su plan futuro le están saliendo grietas.

El CEO de Tesla ha reconocido en Twitter, la red social donde más se suele prodigar, que no hay suficiente gente en el mundo para llevar a cabo esa estrategia, además, viene advirtiendo repetidamente que la humanidad se dirige hacia una catástrofe debido al colapso de las tasas de fertilidad global.

«Deberíamos estar mucho más preocupados por el colapso de la población», reza el tuit de Musk. Y eso podría ser un mal presagio para sus audaces planes de crear un día una ciudad en Marte.

Si no hay suficiente gente para la Tierra, entonces definitivamente no habrá suficiente para Marte«, ha añadido en su hilo de Twitter, al que añadió el emoji de una cara triste.

Elon Musk afirma que el 100% de las especies se extinguirá. El principal problema: no hay suficientes bebés

Ya en 2020, los expertos advirtieron de un descenso «asombroso» del número de bebés que nacen en todo el mundo. Las tasas de fertilidad podrían llevar a la contracción de la población en 2100, informó entonces la BBC.

La pandemia de COVID-19 solo ha servido para acelerar la tendencia, a pesar de que algunos predijeron inicialmente que la pandemia desencadenaría un baby boom.

Musk mantiene desde hace tiempo la creencia de que esta es la principal amenaza a la que se enfrenta la humanidad en el siglo XXI.

«Creo que uno de los mayores riesgos para la civilización es la baja tasa de natalidad y el rápido descenso de la misma», dijo en el Consejo de Directores Generales de The Wall Street Journal el año pasado. «Y, sin embargo, mucha gente, incluso gente inteligente, piensa que hay demasiada gente en el mundo y cree que la población está creciendo de forma descontrolada».

«Por favor, miren los números: si la gente no tiene más hijos, la civilización se va a desmoronar, recuerden mis palabras», suplicó Musk en el evento.

El multimillonario tiene grandes planes para nuestra especie, entre los que destaca el envío de 1.000 naves espaciales para construir una ciudad sostenible de un millón de personas en Marte.

Pero con el menor número de futuros habitantes de Marte que nacen en la Tierra, Musk parece estar preocupado porque su sueño de que la humanidad sea interplanetaria -su solución para la supervivencia de nuestra especie a largo plazo- no se cumpla nunca.

Elon Musk afirma que el 100% de las especies se extinguirá por la expansión solar si el ser humano no se muda a otros planetas

Esta semana salía a la luz un importante artículo de investigación acerca de la sexta extinción masiva de nuestro planeta, un fenómeno en marca que indica la preocupante devastación de la biodiversidad y la necesidad de pisar el acelerador en los esfuerzos de conservación y protección de la naturaleza.

Las conclusiones del nuevo estudio, publicado en Biological Reviews, no son nada optimistas con respecto a la destrucción causada por el ser humano: alerta que desde el siglo XV entre un 7% y un 13% de los 2 millones conocidos de animales y plantas podrían haber desaparecido.

Las estimaciones sugeridas en el documento hablan de la pérdida de 260.000 especies que incluyen un alto número de animales invertebrados como caracoles y babosas desde el año 1500.

La respuesta de Elon Musk a la extinción masiva en curso, que únicamente se debe a la actividad humana y no a fenómenos naturales extremos, ha sido un tanto extraña y como es habitual, no exenta polémica: el CEO de Tesla intervino en la red social Twitter para declarar que la expansión del Sol también es una gran amenaza para la supervivencia de la humanidad. 

Elon Musk afirma que el 100% de las especies se extinguirá. Por Iván Cáceres