¿Estás preparado para comprender el arte de Hilma af Klint?

Hilma af Klint estaba convencida de que la realidad no se limitaba al mundo físico. Para transmitir este mensaje empleó símbolos, letras y palabras dualistas para expresar que “Todo es Unidad”.

Grupp VI, nr 10. Evolutionen, 1908 Olja på duk 102,5 × 132,5 cm HAK078 © Stiftelsen Hilma af Klints Verk

¿Estás preparado para comprender el arte de Hilma af Klint? El debut internacional de Hilma af Klint (1862-1944) fue en la exposición de 1986 The Spiritual in Art: Abstract Paintings 1890-1985 en el Museo de Arte del Condado de Los Ángeles.

La exposición, que viajó a Chicago y a La Haya en los Países Bajos, marcó el comienzo del reconocimiento internacional de Hilma af Klint. Desde entonces, sus obras se han mostrado en numerosas exposiciones en los países nórdicos, Europa y Estados Unidos. En 2013, el Moderna Museet de Estocolmo celebró la mayor retrospectiva del artista hasta la fecha, con unas 230 pinturas. Después de Estocolmo, la exposición viajó por Europa y fue vista por más de un millón de visitantes. Su impacto fue significativo, particularmente la investigación multidisciplinar que dio lugar.

Hilma af Klint fue una de las primeras mujeres en asistir a la Real Academia de Bellas Artes de Estocolmo. En 1882, a la edad de 20 años, se matriculó en la Academia y pasó los siguientes cinco años estudiando dibujo, retrato y pintura de paisajes.

Se graduó con honores y recibió un estudio en el «Edificio Atelier» de la Academia, en el cruce de Hamngatan y Kungsträdgården en el centro de Estocolmo, que en ese momento era el principal centro cultural de la capital sueca. El edificio también albergaba Blanch’s Café y Blanch’s Art Gallery, donde el arte académico tradicional chocaba con las ideas de la Asociación de Artistas, que se inspiraron en los pintores franceses al aire libre.

Hilma af Klint dejó el estudio en 1908 para cuidar de su madre ciega, a quien cuidó durante varios años. En 1917, Hilma af Klint inauguró su nuevo estudio en la isla de Munsö en el lago Mälaren, cerca de la finca de su familia en la isla de Adelsö. Después de que su madre falleciera en 1920, Hilma af Klint se mudó a Helsingborg en el sur de Suecia.

Desde 1935 residió en Lund. Nueve años más tarde, después de haber celebrado su 80 cumpleaños, Hilma af Klint regresó a Estocolmo, donde se hospedó en casa de su primo, Hedvig af Klint en Ösby, Djursholm. Después de un accidente de tráfico, Hilma af Klint murió en el otoño de 1944, a la edad de casi 82 años.

Estudios del Nuevo Testamento, meditación y sesiones de espiritismo. ¿Estás preparado para comprender el arte de Hilma af Klint?

En 1896, Hilma af Klint y otras cuatro mujeres artistas de ideas afines dejaron la Sociedad Edelweiss y fundaron el «Friday Group», también conocido como «The Five». Se reunían todos los viernes para reuniones espirituales, que incluían oraciones, estudios del Nuevo Testamento, meditación y sesiones de espiritismo.

El médium ejercía la escritura automática y el dibujo mediúmnico. Eventualmente establecieron contacto con seres espirituales a quienes llamaron «Los Altos». En 1896, las cinco mujeres comenzaron a tomar notas meticulosas de los mensajes mediúmnicos transmitidos por los espíritus.

Con el tiempo, Hilma af Klint sintió que había sido seleccionada para mensajes más importantes. Después de diez años de entrenamiento esotérico con «Los Cinco», de 43 años, Hilma af Klint aceptó una tarea importante, la ejecución de Las pinturas para el templo. Este encargo, que contrató a la artista desde 1906 hasta 1915, cambió el rumbo de su vida.

En 1908, Rudolf Steiner, líder de la Sociedad Teosófica Alemana, dio varias conferencias en Estocolmo. También visitó el estudio de af Klint y vio algunas de las primeras pinturas para el templo. En 1913, Steiner fundó la Sociedad Antroposófica, a la que af Klint se unió en 1920 y siguió siendo miembro por el resto de su vida.

Las Pinturas para el templo engloban 193 obras, subdivididas en series y subgrupos. Es uno de los primeros ejemplos de arte abstracto en Occidente, anterior en varios años a las primeras composiciones no figurativas de sus contemporáneos europeos.

Hilma af Klint compartió su interés por lo espiritual con los otros pioneros del arte abstracto, incluidos Wassily Kandinsky, Kazimir Malevich, Piet Mondrian y František Kupka. Todos deseaban superar las restricciones del mundo físico.

Como era de esperar, muchos se sintieron atraídos por la Teosofía, ya que sus ideas proponían una alternativa atractiva a los principios estáticos del arte académico.

El arte abstracto, no figurativo, abrió un medio de expresión radicalmente nuevo. En lugar de representar una mera impresión visual, su objetivo era trazar una nueva ruta hacia una realidad espiritual. Cada uno de estos artistas encontró su propia entrada personal en la pintura abstracta.

No hay evidencia de que Hilma af Klint estuviera involucrada en el movimiento abstracto de sus colegas masculinos contemporáneos, ni de que participó en el desarrollo del Modernismo temprano en Europa Central y Occidental.

Sin embargo, llegó a una estética similar, no representativa. El contacto con los guías espirituales, que la inspiraron y se comunicaron con ella, fue para Hilma af Klint tan real como las impresiones proporcionadas por los cinco sentidos físicos. Al visualizar los procesos internos y las experiencias y describirlos de la manera más concreta y precisa posible, procedió a desarrollar una expresión altamente idiosincrásica.

Hilma af Klint estaba convencida de que la realidad no se limitaba al mundo físico. Paralelamente a la dimensión material, existía un reino interior cuyos contenidos eran tan verdaderos y reales como los del mundo exterior.

Para transmitir este mensaje, Hilma af Klint empleó símbolos, letras y palabras dualistas para expresar que “Todo es Unidad”. Cultivando una madurez espiritual interior, Hilma af Klint tuvo como objetivo desarrollar un enfoque artístico de su material esotérico y expresarlo en sus pinturas.

Ella logró un delicado equilibrio entre regular sus impulsos internos y expresarlos en su trabajo. Una sólida educación y más de 20 años de experiencia artística profesional le habían proporcionado las herramientas necesarias para hacer realidad su ambición.

Hilma af Klint era muy consciente de la singularidad de su arte. Trabajó intensamente consigo misma y en su desarrollo personal para comprender el proceso creativo en el que estaba involucrada.

La pregunta que eclipsaba era: «¿Cuál es el mensaje que transmiten las pinturas?» 0, pero fue en vano. Hilma af Klint imaginó que su trabajo contribuiría a influir no solo en la conciencia de las personas en general, sino también en la sociedad misma.

Sin embargo, estaba convencida de que sus contemporáneos no estaban preparados para comprender su arte. Había recibido órdenes estrictas de los «Altos», sus líderes espirituales, de no mostrar las pinturas a nadie. Ella creía que las obras pertenecían al futuro y solo entonces serían entendidas por el público.

A su muerte en otoño de 1944, Hilma af Klint dejó más de 1.300 obras, que solo habían sido vistas por un puñado de personas, además de unos 125 cuadernos. En uno de ellos estipuló que su trabajo no debería mostrarse públicamente hasta 20 años después de su muerte. También expresó su deseo de que las 193 pinturas para el templo se mantuvieran juntas. El trabajo de Hilma af Klint es propiedad y está administrado por la Fundación Hilma af Klint en Estocolmo, Suecia.

¿Estás preparado para comprender el arte de Hilma af Klint?