Las pinturas de Kurt Cobain

Se lo ha canonizado por su obra musical, pero mucho antes de que se pusiera a componer temas con la guitarra, Kurt Cobain tuvo otra pasión: el arte visual.

Las pinturas de Kurt Cobain En su libro Heavier Than Heaven, el biógrafo Charles R. Cross cuenta que a los seis años, Cobain se jactó de haber hecho un dibujo perfecto de Mickey Mouse de memoria.

El dibujo era tan bueno que su abuelo, Leland, le acusó de haberlo calcado. «No es verdad», se defendió Cobain, y acto seguido dibujó el retrato del pato Donald, y luego del de Goofy. Leland no daba crédito.

La gran gira de Obras pintadas por Cobain, que muestran figuras distorsionadas y expresionistas inspiradas posiblemente en el pintor noruego Edvard Munch, de El grito.

En una aparece una figura esquelética caída sosteniendo flores de amapola primaverales que aparentan tener mucha más vida; fue usada para la portada de Incesticide, el álbum de 1992.

Las obras de Cobain, que hasta ahora habían permanecido ocultas en los archivos del patrimonio del cantante, fueron la principal atracción de la Seattle Art Fair, a la que habían acudido representantes de casi 100 galerías de diez países a vender sus obras más populares. Las pinturas de Cobain, que no estaban a la venta, presentaban una nueva faceta expresiva del músico, esta vez sobre lienzo.

La obra visual de Cobain también quedó reflejada en su banda, Nirvana, ya fuera a través de las primeras pegatinas que diseñó para ella o en la portada del álbum Incesticide, piezas que pudieron verse en la exposición

En casa, los dibujos de Cobain nunca recibieron el reconocimiento que sí obtuvieron en el instituto por parte de sus profesores de arte. En su diario, el joven Cobain daba rienda suelta a la angustia que le causaba el matrimonio fallido de sus padres a través de una serie de cómics ilustrados.

Las pinturas de Kurt Cobain «Siempre estaba garabateando algo», le explicaba a Cross Nikki Clark, excompañera de instituto de Cobain. El cantante tenía cierta inclinación por dibujar imágenes prohibidas, desde escenas de violencia a monstruos o representaciones de Satán. Una vez enseñó un dibujo fotorrealista de una vagina a su compañero Bill Burghardt, quien al verlo le preguntó qué era aquello.

La obra visual de Cobain también quedó reflejada en su banda, Nirvana, ya fuera a través de las primeras pegatinas que diseñó para ella o en la portada del álbum Incesticide, piezas que pudieron verse en la exposición.

La United Talent Agency desempolvó las obras de Cobain tras asumir la gestión de su patrimonio el año pasado; su director de bellas artes, Josh Roth, pudo acceder a los cientos de objetos personales del cantante almacenados en un recinto «en algún lugar de Los Ángeles».

Parte de estos hallazgos fue expuesta al público por primera vez el 3 de agosto en el centro de eventos del estadio CenturyLink Field; entre las piezas había varias páginas de un cuaderno en las que Cobain había escrito un borrador de «Smells Like Teen Spirit», una carta en la que expresaba su eterna devoción por Courtney Love y una pieza realizada en colaboración con William S. Burroughs, a la que Cobain había contribuido con cuatro agujeros de bala.

Se exponían también dos pinturas: la de un macilento humanoide anfibio despatarrado sobre un fondo amarillo, titulada Fistula, y una pieza que millones de fans de Nirvana conocen y de la que probablemente tengan una reproducción en miniatura: la que ilustra portada del álbum Incesticide.

Poder ver esas pinturas en directo en la Seattle Art Fair fue algo mágico, una oportunidad de escudriñar un recoveco de la mente de Cobain que ha quedado a salvo del análisis exhaustivo en los 23 años que han pasado desde su muerte. Las pinceladas son precisas pero toscas, y las obras se expusieron con los marcos de madera originales.

Las obras de Cobain han suscitado un enorme interés en todos los medios, desde Rolling Stone a blogs de cultura y noticieros locales, pero la exposición contenía también obras de personajes afines a Cobain, como Mike Kelley, Richard Prince, Elizabeth Peyton, Dennis Hopper y Dash Snow.

¿Y si Kurt Cobain viviera? ¿Y si, además de su talento musical, hubiera conocido el prestigio a través de sus obras de arte?

«Hemos querido exponer obras de artistas consagrados junto a las de Kurt», señala Roth, y añade que pese a que están trabajando en una exposición monográfica del artista, consideraron que «sería interesante hacer algo más amplio» en una exposición celebrada en la ciudad que vio al músico alcanzar la fama. A través de las obras seleccionadas, Roth plantea una pregunta interesante: ¿y si Kurt Cobain viviera? ¿Y si, además de su talento musical, hubiera conocido el prestigio a través de sus obras de arte?

Las 27 piezas que pudieron verse en la exposición sugieren que, de seguir vivo, habría estad en muy buena compañía. Fistula e Incesticide comparten espacio con Garbage Drawings, de Kelley, inspirada en las pilas de desechos que aparecen por todas partes en los cómics del sargento George Baker, Sad Sack.

La adolescencia de Kelley discurrió de forma muy similar a la de Cobain; creció en una familia de clase media y se introdujo en la escena musical de Detroit con la banda de noise Destroy All Monsters. Ambos artistas eran proclives a la ironía en sus obras, abrazaban la imperfección y la tosquedad estética, sufrían los estragos de la depresión clínica y se quitaron la vida. «Es el paradigma del artista muerto de hambre», dice Roth en alusión a Kelley.

Las pinturas de Kurt Cobain Fuente: Beckett Mufson Traducido: Mario Abad