El día que Kate Moss fue conejita Playboy

Los artífices tras estas capturas de Kate Moss son el dúo de prestigiosos fotógrafos Mert & Marcus (Mert Alas y Marcus Piggot)

El día que Kate Moss fue conejita Playboy. La belleza es algo que establece cánones más o menos aceptados según las diferentes épocas y las tendencias sociales de una era, pero la belleza también es algo que, en ocasiones, está por encima de las normas.

Kate Moss irrumpió en la escena de la moda en los 90, cuando el mundo se rendía ante los pies y los pasos firmes de top models irrepetibles como Naomi, Cindy o Claudia.

Con un físico, lánguido, andrógino y una cara «rara», Kate empezó a desfilar por las mejores pasarelas, a protagonizar las mejores campañas, a ser la musa de los mejores diseñadores y a convertirse en el icono que es hoy.

Muy criticada por su extrema delgadez y por una vida privada convulsa que la pusieron en los titulares de los tableros más sensacionalistas, Kate sufrió el juicio público e incluso le rescindieron contratos multimillonarios que tenía con firmas como Burberry.

El día que Kate Moss fue conejita Playboy. Los escándalos y las polémicas no han impedido que Moss en 2012 ocupara el segundo puesto de la lista Forbes de las supermodelos más cotizadas tras haber facturado 9,2 millones de dólares entre mayo de 2011 y mayo de 2012.​

O que en 2007, la revista TIME la nombrara una de las 100 personas con más influencia del mundo. Asimismo, en 2008 se realizó una estatua en tamaño natural de ella en oro de 18 quilates, valorada en 1,5 millones de libras esterlinas para una exhibición en el British Museum.

Kate siempre ha sabido reinventarse y renacer de las cenizas de las hogueras en las que la han quemado en repetidas ocasiones. En estas fotos, posa como una conejita​ de Playboy sin censura y sin tapujos, mostrando su carnalidad, la que muchos dicen que no tiene.

Los artífices tras estas capturas son el dúo de prestigiosos fotógrafos Mert & Marcus (Mert Alas y Marcus Piggot). Su trabajo y estilo está influenciado por el fotógrafo Guy Bourdin y, juntos, han sido pioneros en el uso de la manipulación digital dentro de su campo. 

La diferencia entre nosotros y otros fotógrafos es que nos importa mucho la apariencia. Pasamos la mayor parte del tiempo en las habitaciones de maquillaje y peluquería‘.

Algunos de sus principales clientes son marcas de moda como Dior, Louis Vuitton, Missoni, Giorgio Armani, Roberto Cavalli, Fendi, Kenzo y Miu Miu. Son conocidos por sus retratos de mujeres sofisticadas y poderosas como la icónica Kate Moss.

El día que Kate Moss fue conejita Playboy. Fuente: Luiki Alonso