Radu Belcin y la exploración del individuo

Belcin explora las identidades del individuo y del presente. El marco de tal exploración visual se aborda en claroscuro.

Radu Belcin en exploración del individuo. El deleite de las sombras que se alargan en el fondo, las chispas de luz provenientes de los focos diseñados escenográficamente crean la atmósfera que conduce a un mundo de sueños o pesadillas.

En mis obras intento crear un universo donde cualquier espectador sea sacado de la realidad convencional y arrojado en medio de situaciones inesperadas. Utilizo los hitos de este mundo, investiéndolos de nuevos significados, cuestiono la rutina diaria y capto la atención por asociaciones completamente nuevas y sorprendentes de personajes, relaciones, acciones u objetos”.

Sus personajes anónimos con rostros deformados, inacabados, atrapados en atmósferas inquietantes vagan por el espacio sin comunicarse.

Un surrealismo ‘opresivo’ que taladra el subconsciente y nos sumerge en un mundo de pesadillas. Ojo, hoy no nos hacemos responsables de tus sueños nocturnos.


La muestra refleja empatía, sensibilidad, riqueza imaginativa y fantasía radicalmente liberada en la que el artista de nuestros días se acerca a la complejidad ilimitada de la vida y la historia.

Nos cuenta anécdotas, no es simplemente un «narrador de historias»: crea metáforas poéticamente poderosas, profundamente conmovedoras,.

A menudo enigmáticas, misteriosas y dramáticas, que revelan las inquietantes perspectivas y la aterradora oscuridad detrás de la superficie de la normalidad.

Al mismo tiempo, las obras del artista manifiestan esperanza y empatía, el poder liberador de la consciencia de lo «real», el valor entusiasta de la verdad.

En este sentido todas las imágenes insólitas y perturbadoras, todas las imágenes sorprendentes, extrañas, sumamente vívidas, casi agresivas, ardientes y tortuosas momentos profundamente desestabilizadores y formas irritantes de improbabilidad e incertidumbre funcionan como liberación.

Nos devuelven a nosotros mismos, muéstran los caminos profundos, a menudo escondidos, que nos dirigen hacia lo “real”.

Radu Belcin recorta la imagen de rostros en “Hace frío bajo la luna”, “Una mano llena de manos”, elimina los elementos de retrato en “Ilusión de un día”, “58 árboles”, “El deseo”, oculta los rostros en «Perseverancia», «Podemos jugar», «La noche nunca llega», «Soplar», «Creador de esperanza», «Imposible tierra de los sueños» y «Lleno de ideas».

No se pueden ver los rostros de los personajes representados; por lo tanto, no solo permanecen en el anonimato, sino que también introducen un sentido surrealista a través de los elementos circundantes.

Sin embargo, hay obras en las que el retrato adquiere una identidad. Es decir, las obras en las que Radu Belcin recurre a su propia imagen, como en:

“Encuéntrame donde me escondo”, “¿Has visto mi auto nuevo?”.

WEB | INSTAGRAM

Radu Belcin en exploración del individuo. Fuente: Ryan White