El antigurú que vio venir la crisis llamado Nassim Taleb

Anti frágil se une a los anteriores trabajos de exploración continua de Nassim sobre los conceptos de riesgo, incertidumbre, la probabilidad y la toma de decisiones (además de muchos otros temas), todo ello bajo el paraguas de cómo vivir en un mundo que no entendemos.


El antigurú que vio venir la crisis llamado Nassim Taleb. El libro me hizo volver a evaluar los supuestos acerca de cómo funciona el mundo

Para mí, es la prueba definitiva de todos los libros de este tipo.

No es una lectura fácil, y hay material allí para desafiar a casi cualquier lector (filosofía, matemáticas, negocios, economía, por nombrar algunos), pero vale la pena el viaje, así que allá va el resumen del libro.

«El viento apaga una vela y energiza el fuego.

Lo mismo sucede con el azar, la incertidumbre, el caos, lo que quieres es usarlo, no esconderte de ellos», escribe Nassim Taleb, que resume la actitud y pensamiento del autor acerca de la aleatoriedad y la incertidumbre.

Algunas cosas se benefician de los golpes, prosperan y crecen cuando están expuestas a la volatilidad, aleatoriedad, desorden, estrés, el riesgo y la incertidumbre.

Sin embargo, a pesar de la ubicuidad del fenómeno, no hay una palabra que explique lo contrario de frágil. Anti fragilidad va más allá de la resistencia o robustez. El resistente resiste los golpes y sigue siendo el mismo: el anti frágil se pone mejor.

Ésta propiedad está detrás de todo lo que ha cambiado con el tiempo.

La evolución, la cultura, las ideas, las revoluciones, los sistemas políticos, la innovación tecnológica, el éxito económico y cultural, la supervivencia empresarial, el surgimiento de las ciudades, las culturas, los sistemas jurídicos, los bosques ecuatoriales, la resistencia bacteriana, etc. Incluso nuestra propia existencia como especie en este planeta.

La exploración continua de Nassim sobre los conceptos de riesgo, incertidumbre, la probabilidad y la toma de decisiones

El anti frágil ama el azar y la incertidumbre, lo que significa también y fundamentalmente abrazar y aceptar el error, una cierta clase de errores. La Anti fragilidad tiene una propiedad singular que nos permite hacer frente a lo desconocido, a hacer las cosas sin comprenderlas y hacerlas bien.

La anti fragilidad nos permite comprender mejor la fragilidad Así por ejemplo, no se puede mejorar la salud sin reducir la enfermedad, o aumentar la riqueza sin antes reducir las pérdidas, anti fragilidad y fragilidad, por tanto, son grados en un mismo espectro.

Al comprender los mecanismos de la anti fragilidad, podemos construir una guía amplia y sistemática para la toma de decisiones bajo incertidumbre no predictiva en los negocios, la política, la medicina y la vida en general en cualquier lugar y en cualquier situación en la que existe el azar, la imprevisibilidad, la opacidad, o la comprensión parcial e incompleta de las cosas.

El antigurú que vio venir la crisis llamado Nassim Taleb. La gestión de la predicción, pronóstico y riesgo

Es mucho más sencillo de averiguar si algo es frágil, que predecir la ocurrencia de un evento que puede dañarlo. La fragilidad se puede medir, no se puede medir el riesgo.

Esto proporciona una solución que el autor denomina «el problema del cisne negro»: la imposibilidad de calcular los riesgos consecuentes de eventos raros y predecir su ocurrencia.

La sensibilidad a los daños provocados por la volatilidad es manejable, más que predecir el evento que pueda causar el daño. Por ello, Nassim Taleb nos propone dirigir nuestros esfuerzos en la gestión de la predicción, pronóstico y riesgo.

Fundamentalmente, si la anti fragilidad es propiedad de todo lo natural (y complejo), los sistemas que han sobrevivido, si les privamos de estos sistemas de volatilidad, aleatoriedad, y los factores de estrés, les haremos daño, debilitaremos y quizás mueran.

Hemos convertido en frágil la economía, la salud, la vida política, la educación, etc. por la supresión de la aleatoriedad y la volatilidad.

Lo más degradante según el autor y en lo que estoy totalmente de acuerdo (escribiré un artículo al respecto), es la anti fragilidad a costa de la fragilidad de los demás, para ello hace una referencia a la crisis financiera que se inició en 2008 y cómo estamos presenciando el surgimiento de una nueva clase de héroes inversos.

Es decir, los burócratas, banqueros, nuestra clase política, que atesoran mucho poder y no asumen ningún riesgo o responsabilidad con sus actuaciones.

Ellos juegan con el sistema, mientras que los ciudadanos pagan el precio. En ningún momento de la historia, las personas que no asumían riesgos, ejercían tanto control, cuando lo normal y así lo ha sido a lo largo de la historia, el éxito estaba asociado a la asunción de riesgo.

Para terminar quería dejaros con mis reflexiones y planteamientos heurísticas que he sacado tras leer éste libro:

Invertir (confianza) en las personas, que son el activo más importante.
Favorecer, promover la diversidad, a fin de reducir la exposición negativa a cualquier evento dado.
Buscar la opcionalidad, alternativas, planes B, C.

Las opciones que se benefician de la volatilidad, la interrupción y la entropía son las mejores. Por lo que tenemos que aprender a convivir con la incertidumbre.

Evitar la anti fragilidad a costa de la fragilidad de los demás.
Se aprende más de los fracasos («conocimiento sustractivo») que del éxito.

Texto: Omar Estaitih Ávila