El boom de la robata del Quinta Avenida

Dicen que la robata tiene origen marinero. La robata, diminutivo de robatayaki, cuya traducción literal es “cocinar al lado del fuego”, la crearon los pescadores de Hokkaido, la isla más septentrional de Japón.

Para poder preparar el pescado que pescaban en el mar, se llevaban con ellos carbón precalentado y metido en cajas. Encima de esas cajas colocaban la parrilla o plancha y comían en alta mar. O lo hacían ya una vez en puerto, pero dos cosas no faltaban: la parrilla sobre carbón y el pescado fresco, fresco.

Esta técnica centenaria empezó a extenderse por Japón a mediados del siglo XX. Desde Osaka, meca gastronómica, al resto de las islas hasta convertirse hoy en una de las cocinas más habituales para elaborar no solo pescado y marisco sino también carnes y verduras.

Robata by Quinta Avenida

La robata es el hilo conductor de Quinta Avenida. Un local con techos altos y, desde ahí a través de grandes aberturas entra luz natural y, como centro del local se despliega una barra privilegiada y protagonista rodeando el laboratorio culinario de frios y calinetes. El showcooking a la vista, el fuego y el humo de la robata y la luz tenue del espacio hacen la magia. Decoración ambiciosa, pero sin robar demasiado la atención.

La barra Quinta avenida

La parrilla es la marca de la casa y también el producto por supuesto. En Quinta Avenida la inspiración e influencia es cocina japonesa. Ingredientes de la tierra, muy cercanos incluso, aunque a todos les buscan “el toque japonés”. “Que el cliente no se sienta confundido”.

Bacalao Yuzumiso

Platos de la sección robata como Bacalao Yuzumiso, bacalao marinado envuelto en hoja de magnolia, Entrecôt de Angus al carbón o Costillas de cerdo glaseadas a baja temperatura. Otras sugerencias entre sus excelentes creaciones pondrían ser la Caballa marinada y asada, el Tataki de atún con salsa de humo, Bao de cangrejo de concha blanda o el Tiradito mixto de salmón y shiromi en salsa estilo Nikkei

Caballa

Para el team de Quinta Avenida es importante que los clientes empaticen con los platos y que siempre, siempre se lo pasen bien”.

POR QUÉ IR

Porque es un remanso de paz en la ciudad. Porque tantos si vas a la carta, como si te confías en los fuera de carta o el menú mediodía entre semana, acertarás: de los entrantes (las gyozas) a los postres, pasando por frío o por caliente. O por los dos.

Cócteles

EXTRAS

El local abre todo los días. La cocina solo sirve en horarios de comida y cena, pero hay una imponente barra cerca de la entrada que vale la pena darle algo de atención ya que de ella salen cócteles de autor espectaculares, con ingredientes que también utilizan en robata o Josper para conservar ese hilo conductor del humo.

Quinta Avenida

MALLORCA | Avinguda del Comte de Sallent, nº5. Palma. Tel. 871 04 30 66