Paco Pomet y su jocoso universo a contracorriente

El artista Paco Pomet nos muestra su pasión de convertir esas viejas fotografías instantáneas vintage en divertidas pinturas al óleo totalmente surrealistas. Aunque todas sus pinturas capturan un inconfundible ingenio que hacen de esta su firma personal, muchas de las obras parecen cruzar una delgada línea entre el humor y el horror. Utilizando una base monocromática, Pomet añade color de forma selectiva para resaltar el punto central de la narrativa y realzar esa estética de fotografía vintage, coloreada a mano, mientras juega con elementos de escala e iconos de la tecnología contemporánea.

La obra de Paco Pomet ha ido proyectando una realidad distópica, en la que nada está en su sitio, en la que los objetos y los personajes y hasta los paisajes ofrecen un discurso descontextualizado, se decantan de la normal existencia para ofrecer una lectura pararreal, llena de nuevos registros identificativos, donde lo real asume una nueva posición, un novedoso proyecto semántico por el cual la línea argumental cercana pierde su inicial posición expresiva y se adentra por episodios de una especie de surrealismo, de una festiva intencionalidad y de un discurso muy a contracorriente. El artista impone a sus escenas una nueva potestad, dejando que la realidad pierda su primitivo discurso para ofrecer un estamento distinto.


En las obras de Paco Pomet lo posible y lo imposible se encuentran en una misma línea expresiva; lo real y lo ficticio juegan al corro de lo presentido, al escondite de lo que puede ser y es probable y, también, de lo que no será pero que podría ser. Todo con una carga de jocosa ironía, mediatizando, incluso, los colores de la realidad, para que ésta adopte, asimismo, un nuevo sentido.
Sin querer caer en argumentos repetidos, hay que plantear, porque así lo sentimos y porque creo que responde a la realidad, que la obra de Paco Pomet es personal e intransferible. Su discurso abre nuevas perspectivas en una figuración que él hace única, convincente y entusiasta. Es la pintura de un artista total que ha creado un universo lleno de esplendores donde la técnica, la imaginación, la ironía, la lucidez yuxtaponen sus esquemas para generar una obra que, ya, es patrimonio de la mejor pintura figurativa que se hace en España.