¿Qué dicen los intelectuales sobre la pandemia del coronavirus?

Filósofos, historiadores y escritores de diferentes tendencias analizan las consecuencias del nuevo coronavirus COVID-19 en el futuro de las personas y las naciones.

Hay quienes enfrentan el coronavirus COVID-19 en la primera línea. Para quienes no están ahí, parafraseando al filósofo político John N. Gray, basta que usen el tiempo de cuarentena para limpieza mental y pensar cómo vivir en un mundo alterado por la pandemia. ¿Cómo cambiará este virus a la humanidad? ¿Qué alternativas se están desarrollando ante nuestros ojos? ¿Es el fin de la vida tal como la conocemos o todo será como antes? Perú21 ha hecho una selección de intelectuales de distintas nacionalidades, profesiones, posiciones políticas, y de sus reflexiones sobre los cambios que están ocurriendo y de cómo será la vida una vez que la cuarentena cese, el coronavirus se controle y nos volvamos a enfrentar al mundo exterior.

Hay quienes enfrentan el coronavirus COVID-19 en la primera línea. Para quienes no están ahí, parafraseando al filósofo político John N. Gray, basta que usen el tiempo de cuarentena para limpieza mental y pensar cómo vivir en un mundo alterado por la pandemia. ¿Cómo cambiará este virus a la humanidad? ¿Qué alternativas se están desarrollando ante nuestros ojos? ¿Es el fin de la vida tal como la conocemos o todo será como antes? Perú21 ha hecho una selección de intelectuales de distintas nacionalidades, profesiones, posiciones políticas, y de sus reflexiones sobre los cambios que están ocurriendo y de cómo será la vida una vez que la cuarentena cese, el coronavirus se controle y nos volvamos a enfrentar al mundo exterior.

Byung-Chul Han. Filósofo surcoreano, autor de La sociedad del cansancio: “El coronavirus no vencerá al capitalismo. La revolución viral no llegará a producirse. Ningún virus es capaz de hacer la revolución. El virus nos aísla e individualiza. No genera ningún sentimiento colectivo fuerte. De algún modo, cada uno se preocupa solo de su propia supervivencia. La solidaridad consistente en guardar distancias mutuas no es una solidaridad que permita soñar con una sociedad distinta, más pacífica, más justa. No podemos dejar la revolución en manos del virus. Confiemos en que tras el virus venga una revolución humana”. (Del artículo “La emergencia viral y el mundo de mañana”, publicado en El País de España).

Naomi Klein. Periodista canadiense, autora del No logo: “Los países que mejor han gestionado la pandemia no han sacrificado su democracia. Por ejemplo, Nueva Zelanda, Islandia o Corea del Sur. (…) Muchos líderes autoritarios han sido lentos en la gestión de la crisis y han escondido información. En China, Estados Unidos, Israel, Hungría, Brasil, Filipinas, India… todos han utilizado la crisis para reforzar sus poderes, pero no hay ninguna prueba de que lo estén gestionando mejor. Es más, es al contrario, lo están gestionando peor (…). Es posible tratar la crisis como una emergencia que debe gestionarse con líderes fuertes pero democráticos, que no tengan una agenda oculta, sin chivos expiatorios, que no violen los derechos y que gobiernen con el consenso. Y existen, especialmente entre las mujeres”. (De la entrevista en la edición italiana del HuffPost).

Yuval Noah HarariHistoriador israelí, autor de Sapiens: de animales a dioses: “La pandemia no reconoce fronteras, no reconoce diferencias religiosas o distintos puntos de vista políticos. (…) Ser más proteccionistas sería una conclusión equivocada de la crisis. (…) El verdadero antídoto (contra el coronavirus) es tener cooperación global estrecha para que los países puedan compartir información de manera más eficiente y aprender de la experiencia que dejaron las primeras víctimas. Debemos confiar el uno en el otro. Y lo más importante, debemos poder ayudarnos unos a otros. Esa debería ser la verdadera lección que nos deje esta pandemia. Ningún país podrá protegerse solo con sus propios esfuerzos”. (De la entrevista en el programa “Newsnight” de la BBC).

Siri HustvedtEscritora estadounidense, autora de Todo cuanto amé: “El coronavirus, que viaja de huésped en huésped e infecta las células humanas, se mueve de acuerdo con su propio tiempo de aceleración, indiferente a la etnia, la clase o el sexo, a la propaganda y al prejuicio. (…) Las ideas virales no tienen impacto sobre la enfermedad viral. Al virus no lo intimidan las fanfarronadas o los postureos racistas o machistas, ni la grandilocuencia antiintelectual. (…) El virus ha convertido nuestra interdependencia en algo asombrosamente evidente. Todos somos seres naturales, vulnerables a la enfermedad y a la muerte. Las plagas son unos igualadores maravillosos, siempre que les hagamos caso”. (Del artículo “Vivo con miedo, imagino el futuro”, publicado en El País de España).

John N. Gray. Filósofo inglés, autor de Misa negra: “Qué parte de su libertad querrá la gente que se le devuelva pasado el pico de la pandemia es una interrogante aún sin respuesta. No parece que la solidaridad obligatoria del socialismo sea muy de su gusto, pero tal vez acepte de buen grado un régimen de biovigilancia en aras de una mejor protección de su salud. (…) Solo si reconocemos las debilidades de las sociedades liberales podremos preservar sus valores más esenciales. Entre ellos figura, junto con la legitimidad, la libertad individual, que, además de ser valiosa en sí misma, constituye un control necesario al Gobierno”. (Del artículo “Adiós globalización, empieza un mundo nuevo”, publicado en la revista New Statesman).

Texto: JORGE LUIS CRUZ jorge.cruz@peru21.com Actualizado el 25/04/2020 a las 11:23