Jane Austen | Las circunstancias de las mujeres de la época entre la realidad y los sueños

El estilo de la autora es difícil de clasificar. Su estilo cuidado y elegante y su defensa del sentido común, la moderación, y (hasta cierto punto) la educación femenina son neoclásicos. Su interés en el amor, en el matrimonio basado en la compatibilidad de caracteres, y en los sentimientos como formadores del carácter, la vincula al romanticismo y la hace continuación de la «novela de sentimientos», un subgénero romántico. La importancia de los sentimientos se ve en que sus protagonistas crecen y mejoran como personas debido a experiencias emocionales, a veces sufriendo, a veces no.

Jane Austen reflejó en su obra la vida de la clase alta inglesa de su época con un sutil espíritu crítico que la ha convertido en una de las escritoras más leídas y reconocidas, un verdadero clásico popular. Escribió seis novelas, Sentido y sensibilidad, Orgullo y prejuicio, Mansfield Park, Emma, La abadía de Northanger y Persuasión, publicada póstumamente; la novela breve Lady Susan y dos novelas inacabadas, Los Watson y Sanditon.
Es que Austen es una tejedora de enredos y malentendidos que no requieren grandes acciones y movimientos por parte de los personajes. La excelente construcción de cada uno de ellos le permite mediante diálogos, paseos y comidas crear escenas muy completas en base a simples interacciones que se potencian por sus bien estructurados perfiles.
Muchas personas dudan si leer algo de ella, no saben si les gustará o no, o si el libro que eligen es el adecuado para empezar con la autora. Lo cierto es que no hay un orden específico para leer a Austen, pero sí se pueden recomendar los libros que han tenido más éxito entre sus lectores.


Persuasión: la más agridulce de todas, y la última que Austen completó. Anne era rica, se enamoró de un soldadito, y la persuadieron (ay) de que él era poco para ella. Han pasado diez años, la familia de ella conserva el prestigio pero ni un duro, y él es el soltero de oro, un apuesto capitán. Recomendable para fans del naturalismo, porque la novela no es naturalista pero se observa bien cómo los personajes están atrapados en sus posiciones. Hay una película bastante prescindible.


Sentido y sensibilidad fue la primera novela que publicó Jane Austen en 1811 y lo hizo bajo el seudónimo de A Lady. Este libro es un péndulo entre el dilema de todo ser humano: la razón y sensatez o los sentimientos y emociones. El duelo entre lo que en teoría debe ser y lo que se querría que fuera. Austen cuenta la vida de la familia Dashwood que al morir el patriarca la herencia pasa a manos de un hijo de su primer matrimonio, lo cual deja a una situación precaria a su viuda y sus tres hijas: Elinor, Marianne y Margaret. Este giro del destino las lleva a vivir en el campo a una casa modesta que les deja un pariente. A partir de ahí una serie de nuevos afectos y desencuentros sentimentales, Elinor se enamora de Edward Ferrars, hermano de su cuñada, y que está comprometido con Lucy; mientras Marianne conoce a un joven apuesto, John Willoughby, por cuyo amor enfermará, mientras el coronel Brandon la corteja y espera. Sentido y sensibiliad tiene como mínimo dos historias que se nutren entre sí: la caída económica de las Dashwood y la redención a través del amor, todo eso impulsado por la forma de ser de las hermanas Elinor y Margaret, de fondo la nueva forma de ver la vida, los atavismos de la época y las nuevas ambiciones y mezquidades de clases.