Marc Janssens | Una visión retro-futurista

Esta es una muestra de las esculturas de Marc Janssens, este artista plasma una visión retro-futurista en su obra logrando el uso de materiales diversos como son la arcilla, yeso, polyester, latex y materiales reciclados logrando fusionar el binomio hombre-maquina.

Se dice que lo nuevo es el paradigma de la modernidad y ha de ser el criterio de valoración de la obra de arte. Lo nuevo caduca desde el mismo día en que nace, pero lo renovado actual es lo que convoca a una utopía que nos sirve para machacarla a cada instante.

Marc Janssens da forma a un tipo diferente de cambio, una mutación tocada por la poesía, un mundo de sueños donde el hombre y el objeto se han convertido en uno. Hace un rompecabezas con dedos finos y radares, alas que son membranas, motores minúsculos con polvo cubiertos de óxido.

Pequeños monstruos humanos que se han convertido en uno con un avión que no despegará y figuras que se levantan y quieren llevar movimientos a extremidades artificiales extrañas. Parecen monstruos que se han escapado de las cuevas de un ritual de siglos de antigüedad.

Estas son todas las cosas agradables que se agotan en obtener su encanto inesperadamente fuera de sus uniformes o arnés y que han sido tocados poéticamente de los dedos cariñosos del tiempo “.

ENG: Marc Janssens gives form to a different kind of change, a mutation touched by poetry, a dreamworld where man and object have become one. He makes a puzzle with fine fingers and radars, wings that are membranes miniscule engines with dust, backed into rust.


He designs little human monsters that have become one with an airplane that will not take off and figures that stands up and wants to bring motion into bizarre artificial limbs. With ceramic and pulverized materials he embroiders monsters that have escaped out of the caves of a centuries old ritual.


These are all pleasant things that are worn out en get their charm unexpectedly out of their uniforms or harness and have delicately and poetically been touched but the caring fingers of time.