Estos hermosos poemas de Maya Angelou te mostrarán lo poderoso que es ser mujer

ANGELOU ES UNA FIGURA DE EMPODERAMIENTO, FORTALEZA, SUEÑOS, LUCHA Y LIBERTAD

Poetisa, cantante, escritora, activista por los derechos civiles y de la mujer; resiliente de una violación por parte del novio de su madre; freidora de comida en restaurantes, madre a sus 17 años, trabajadora sexual, bailarina de clubes nocturnos, integrante de una compañía de ópera, periodista, productora y directora de obras de teatro, películas y programas públicos de televisión; colaboradora de Martin Luther King Jr. y Malcolm X, y recitadora de su poema On the Pulse of Morning (1993) durante la inauguración del presidente estadounidense Bill Clinton. Ella, Maya Angelou, es una figura de empoderamiento, fortaleza, sueños, lucha y libertad.

No hay suficientes palabras para describir la creatividad y la pasión de Maya Angelou –su verdadero nombre fue Marguerite Annie Johnson–. No hay suficiente belleza que pueda englobar la fuerza de sus palabras, el poder de sus pisadas, el misterio tanto de su mente como de su ingenio. No hay posibilidad de olvidar el eco de su reinvindicación como mujer, afrodescendiente y artista. Por ello, como una manera de brindarle inmortalidad a su genialidad, compartimos algunos poemas suyos:

Y aún así, me levantaré

Podrás escribirme en la historia
con tus amargas, torcidas mentiras,
puedes aventarme al fango
y aún así, como el polvo… me levantaré.

¿Mi descaro te molesta?

¿Porqué estás ahí quieto, apesadumbrado?
Porque camino
como si fuera dueña de pozos petroleros
bombeando en la sala de mi casa…

Como lunas y como soles,
con la certeza de las mareas,
como las esperanzas brincando alto,
aún así… yo me levantaré.

¿Me quieres ver destrozada?

cabeza agachada y ojos bajos,
hombros caídos como lágrimas,
debilitados por mi llanto desconsolado.

¿Mi arrogancia te ofende?

No lo tomes tan a pecho,
Porque yo río como si tuviera minas de oro
excavándose en el mismo patio de mi casa.

Puedes dispararme con tus palabras,
puedes herirme con tus ojos,
puedes matarme con tu odio,
y aún así, como el aire, me levantaré.

¿Mi sensualidad te molesta?

¿Surge como una sorpresa
que yo baile como si tuviera diamantes
ahí, donde se encuentran mis muslos?

De las barracas de vergüenza de la historia
yo me levantaré
desde el pasado enraizado en dolor
yo me levantaré
soy un negro océano, amplio e inquieto,
manando
me extiendo, sobre la marea,
dejando atrás noches de temor, de terror,
me levantaré,
a un amanecer maravillosamente claro,
me levantaré,
brindado los regalos legados por mis ancestros.
Yo soy el sueño y la esperanza del esclavo.
Me levantaré.
Me levantaré.
Me levantaré.

 

Texto: María José Ca // Photo by Steven Meisel

Anuncios