‘El Acto’ por Carlos Penas

“El día en que lo iban a matar, Santiago Nasar se levantó a las 5.30 de la mañana para esperar el buque en que llegaba el obispo. Había soñado que atravesaba un bosque de higuerones donde caía una llovizna tierna, y por un instante fue feliz en el sueño, pero al despertar se sintió por completo salpicado de cagada de pájaros…” Aquel diez de septiembre, el día en que me iba a suicidar, yo me desperté a la misma hora que lo había hecho Santiago, para esperar a no sé quién, que me recogería sobre las once y me llevaría puntual a no sé dónde, a las doce. Yo no soy consciente de haber soñado algo, y si lo hice fue con Márquez y su crónica de una muerte anunciada, ni siquiera sé si fui feliz mientras dormía, pero al despertar yo me sentí por completo dominado por mis deseos y fantasías inconscientes. Siguiendo un orden autómata que sólo provocan el hábito y la costumbre, oriné, le di la vida a la cafetera y encendí el que sería el primer cigarrillo de ese domingo. El caso es que mi disciplina y habilidad triunfaron sobre las malas diligencias y yo ya estaba en la calle cinco minutos antes de la hora pactada, intentando dar salida a mis apetitos, destinados a no ofrecer una resolución efectiva y manifestándolos de forma simbólica al margen de lo consciente, en el acto y según el dictado de mis arterias.  (Texto y fotografía Carlos Penas)

MALLORCA | Domingo 10 a las 12:00h. Calle Pes de la Farina, 6. Palma.

Anuncios