Bharti Kher y el bindi tradicional de la India

La artista Bharti Kher trabaja en diferentes disciplinas, pero su materia principal es el bindi tradicional de la India, ese punto dibujado o incrustado, que se sitúa encima de la zona del entrecejo.

Bharti Kher y el bindi tradicional de la India. La artista Bharti Kher trabaja en diferentes disciplinas como la pintura, la escultura y la instalación artística, pero su materia principal es el bindi tradicional de la India, ese punto dibujado o incrustado, que se sitúa encima de la zona del entrecejo.

Puede tener un significado religioso, un estado civil o actuar como un complemento decorativo, y que en manos de Kher se convierte en un filtro de la epidermis, transformando los objetos en otra dimensión.

En 1995 Bharti se topó en un mercado con una mujer que llevaba bindi en la frente. Preguntó dónde lo había comprado y se fue directamente a la tienda que le indicó. Desde entonces, esa materia se ha convertido en su firma, un lenguaje inventado con el que consigue expresar sus ideas.

Las esculturas que ha realizado desde mediados de la década de 2000 combinan animales con partes del cuerpo humano para crear figuras femeninas híbridas que confrontan al espectador con una mezcla convincente de sexualidad y monstruosidad. En contraste, sus «pinturas» bindi son abstractas y estéticas, convirtiendo los artículos consumistas producidos en masa en obras de arte de una belleza suntuosa. Su trabajo está comprometido con el ready-made, el minimalismo y la abstracción (a través de la repetición), la mitología y las narrativas.

Bharti Kher trabaja en diferentes disciplinas como la pintura, la escultura y la instalación artística

Hace varios años, Bharti Kher quedó fascinado por una fotografía de periódico de cuatro por tres pulgadas de un elefante colapsado que se cargaba en un camión, y nació una escultura, aunque lentamente. La imagen era una vista trasera: para hacer el frente, el artista necesitaba un modelo.

El estudio de Kher está en Gurgaon, una próspera ciudad satélite de Nueva Delhi, y ella sabía dónde se guarda la colonia de elefantes de esta última. Descubrió que podía llevar uno a pie a su estudio, le llevaría un día, pero la logística era prohibitiva (e involucraba muchos plátanos). A continuación, salió sola y se encontró con una hermosa elefanta de camino a una boda, pero fotografiarla significaba colocar al animal en una posición insoportablemente dolorosa. Así que Kher retrocedió, consultó, fotografió sustitutos (vacas, por ejemplo), calculó cómo caería el peso corporal, improvisó y, no digas, inventó el resto. Y, largamente, después de tres intentos de realización, voilà: La piel habla un idioma que no es el suyo (2006), una réplica de fibra de vidrio 1:1 e imaginación.

Inspirada por artistas como El Bosco, Francisco de Goya y William Blake, Bharti hace referencia a bestias mágicas, monstruos míticos e historias fantásticas. Sus esculturas y collages a menudo representan formas híbridas que unen diferentes construcciones sociales como la raza y el género. Las obras escultóricas de la artista tienen siempre un componente surrealistas.

El cachalote azul es uno de los animales más grandes del mundo. Bharti, incapaz de encontrar suficiente documentación científica sobre su anatomía, inventó la apariencia del corazón de la ballena en fibra de vidrio; un enorme corazón con sus venas y arterias que tituló «Una ausencia de causa asignable» del 2007.

Con las piezas de Bindi en sus cuadros, Bharti despliega vivas constelaciones cromáticas, cuyos patrones abstractos se refieren a la historia del arte occidental, aunque tienen apariencia biológica y esencial. En ocasiones se asemejan a la vida celular observada bajo el microscopio o a la relación de los océanos y los continentes vistos desde un satélite. También cada punto o cada garabato se puede entender como una persona y su disposición en un mapa que representa, en el imaginario de la artista, el movimiento demográfico y una reflexión sobre las migraciones y el mestizaje.

“La piel no habla una lengua propia » del 2006 es uno de sus trabajos más famosos. En él Kher ha cubierto de bindi blanco a un elefante hembra de tamaño natural, con esta escultura ha creado una obra que, en las diferentes mitologías, se le asignan significados opuestos.

Sabías que un elefante blanco en Europa es una locura, mientras que en Asia es una señal de buena suerte, y en Tailandia, el rey de Siam le daría un elefante blanco como regalo a una persona que le gustaría destruir.

El elefante en la India tiene un gran significado espiritual, es admirado por su longevidad, su inteligencia y su fuerza.

Bharti Kher

Bharti Kher y el bindi tradicional de la India. Sobre la artista

Nació en 1969 en Londres (Inglaterra) y es hija de una familia procedente de la India. Estudió en el Politécnico Middlesex, Cat Hill de Londres y se graduó con un BFA en pintura del Politécnico de Newcastle en 1991.

A los 23 años, se mudó a Nueva Delhi donde comenzó a realizar proyectos comprometidos en la investigación y denuncia de malentendidos culturales y códigos sociales, por lo que a menudo se ha comparado su obra con la de una etnógrafa. Kher ofrece una reinterpretación desde el arte de la India contemporánea.

A lo largo de su carrera, ha mantenido algunos patrones repetitivos en sus pinturas adquiridos desde sus años de estudiante a finales de los 80.  Sus obras muestran una especial sensibilidad hacia el drama humano, así como el amor.

Su trabajo se ha expuesto en la All India Fine Arts and Crafts Society (AIFACS), el Museo Irlandés de Arte Moderno, el Museo Isabella Stewart Gardner, el Museo Freud de Londres, la Galería Nacional de Canadá y la Galería de Arte de Vancouver, entre otros espacios.

Bharti Kher y el bindi tradicional de la India. Texto: R.S.