Tracey Emin: retratos brutales del dolor

Una artista como Tracey Emin embrujada excava sus penas por el amor, el duelo y la falta de hijos en una réplica de mediana edad al estoicismo británico.

Tracey Emin: retratos brutales del dolor. A Fortnight of Tears, esta poderosa muestra de Tracey Emin en el White Cube Bermondsey en Londres, comienza con un trío de figuras santas, cada una de las cuales retrata la naturaleza de su martirio.

Fortnight of Tears

Mostrados a lo largo de una pared, forman un tríptico de pérdida: figuras que soportan las agonías de la angustia, el duelo y el trauma reproductivo.

A la izquierda, te vi desaparecer. Pink Ghost es ternera pálida, una sugerencia esquemática de una figura, diluida, debilitada y desvaneciéndose en los bordes como disuelta por las lágrimas.

En el centro, I Was Too Young to be Carrying Your Ashes (Yo era demasiado joven para llevar tus cenizas) es una obra pesada y furiosa, inundada con una espesa pintura roja y negra que se clava con fuerza en el lienzo. Te vi desaparecer.  Fantasma rosa; era demasiado joven para llevar tus cenizas; y todavía estabas allí.

La última, Todavía estabas allí, está pintada de frente, una mujer descolorida y flotando en las profundidades del lienzo como un cuadro de Giacometti, con la cabeza coronada con la sugerencia de un halo, el vientre oscurecido por la turbulenta sugerencia de un ser vivo. cosa dentro.

Retratos brutales del dolor femenino por Tracey Eemin

Emin está embrujada, y la pintura no ofrece mucho a modo de exorcismo. El espantoso aborto fallido que tuvo en 1990, las violaciones que soportó cuando era adolescente, la muerte de su padre: todo eso sigue ahí, brutal y desgarrado. A la mezcla se suma un nuevo dolor, la reciente muerte de su madre, y capas acumuladas y enfermizas de amor desperdiciado y confianza traicionada.

And So It Felt Like This, 2018

A lo largo de estas últimas pinturas, figuras fantasmales flotan semirealizadas en las profundidades, en parte oscurecidas por una fina capa, pero negándose a desaparecer por completo. En algunas obras son espectrales. En Can You Hear Me, dos formas indistintas se ciernen sobre una mesa colocada con un tablero Ouija. En otros lugares, las figuras fantasmales son personajes que se deslizan hacia el pasado.

En I Made You Happen, las apasionadas líneas rojas muestran al artista acostadoa en la cama junto a un hombre, pero se vuelven borrosas bajo una capa de pintura blanca. Después de borrar parcialmente las líneas rojas, Emin ha reafirmado su presencia en el lienzo como un contorno negro, su rostro se disuelve en un charco de tinta que arroja rayas por el lienzo como lágrimas a través del rímel.

El título acuoso es apto para un espectáculo que encuentra a Emin explotando la naturaleza líquida de la pintura con fines dolorosos y viscerales. En And So It Felt Like This, los detalles sobrantes de una figura femenina están hábilmente esbozados con finas líneas azules sobre un fondo blanquecino que palpita con figuras sugeridas y sombrías. En el espacio entre sus piernas hay un triángulo de pintura del color de la sangre seca, aplicada toscamente con una brocha ancha, y tan húmeda que resbala por el lienzo como si cayera en cascada desde una herida abierta.

Pintar es como darle un puñetazo a alguien. Tracey Emin

They Held me down while he Fucked me 1976, 2018

Ese pincel gordo y cargado de pintura se usa con más violencia en otras pinturas, donde, armado con índigo, negro y marrón mierda, enmascara horrores que no se nos permite ver. La cara inexpresiva de la artista aparece en They Hold Me Down While He Fucked Me, pero el asalto del título está pintado, tal vez con angustia, tal vez con desafío. Porque, como nos recuerda el arte de Emin, las respuestas emocionales rara vez son ordenadas y compartimentadas.

El dolor experimentado por la muerte de uno de los padres no está aislado ni separado del dolor de una relación que se desintegra, o del dolor que brota cuando recuerdas al hijo que no tuviste y que nunca podrás tener. Estos sentimientos fluyen caótica y confusamente juntos.

Tracey Emin takes a selfie in front of «Insomnia Room Installation» during the launch of «A Fortnight of Tears»

Un conjunto de bocetos realizados en 2016, justo después de la muerte de su madre, aborda toda esta pérdida como un welter. En el texto, el tono de Emin es epistolar, dirigiéndose a un otro no especificado: «I could See you in my mind«, «Every Part of me kept Loving you«, «I carried you«. En estas pequeñas obras sobre papel, no queda claro quién es el “tú” ausente: madre, amante o hijo por nacer.

Tracey Emin llegó como un artista confesional, utilizando materia prima del YO: cuerpo y alma

Su trabajo sigue siendo una respuesta al extraño estoicismo estreñido de la respetabilidad británica. En esta etapa de su carrera, pintando a una escala que pone a prueba los límites de su alcance. La honestidad brutal ya no se siente confesional: se trata más de afirmar claramente la tragedia femenina como tema de gran arte.

Por supuesto que hay un precedente. Al volver a visitar obstinadamente los sitios de trauma temprano, comparte linaje con Louise Bourgeois. Un par de bronces de gran tamaño, I Lay Here for You y When I Sleep, recuerdan a las mujeres acurrucadas en agonía en la serie Aborto de Paula Rego. También hay un largo camino por recorrer.

Insomnia Room Installation

La instalación de la habitación Insomnia retrata un tipo diferente e inquietante. Cincuenta selfies con cámara de teléfono, impresas a dos metros de altura, muestran el rostro de la artista mientras yace en la cama lisiada por la fatiga pero sin poder dormir. Nos relacionamos íntimamente con su ropa de dormir, así como con varias lesiones faciales, entre ellas un labio hinchado, una picadura de avispa con costras y puntos postoperatorios en los párpados.

Es un trabajo menos trascendental, sin duda, pero así como Emin de treinta y tantos atestiguó el desorden y la catástrofe de la feminidad joven emocionalmente disponible, Emin de cincuenta y tantos aquí da testimonio de la siniestra angustia de envejecer: el insomnio, el agotamiento, las ansiedades arremolinadas y el miedo de quedarse sin tiempo.

Tracey Emin: retratos brutales del dolor. “Solo he sobrevivido gracias al arte, que me ha dado fe en mi propia existencia”

El primer trabajo de video How It Feels detalla la resolución que el aborto fallido de Emin le dio para hacer que el trabajo arraigara en un lugar profundo. Insomnia Room Installation se siente como un primer gesto en una nueva dirección, explorando la muerte, el envejecimiento y la relación cambiada con el cuerpo. Veamos a dónde la lleva en los próximos años.


Tracey Emin: retratos brutales del dolor. Por Rose Sioux