Adrian Cox y el mito moderno

El pintor Adrian Cox explora cómo la creación de mitos modernos cambia la forma de la realidad

Adrian Cox y el mito moderno. «El mito es el fundamento de la vida; es el patrón atemporal, la fórmula religiosa a la que se da forma la vida», escribió el novelista alemán del siglo XIX Thomas Mann, quien creía que el nazismo tenía profundas raíces mitológicas en la psique de su nación, una creencia impopular incluso en 1950.

Al igual que Mann, el pintor residente en Los Ángeles, Adrian Cox, cuestiona los fundamentos del mito moderno. Su trabajo basado en la narrativa cuenta una historia arrolladora digna de Tolkein, revelada a lo largo de varias series elaboradas.


Dream Country, el último cuerpo de trabajo de Cox, amplía la historia fantástica en el corazón de su trabajo: «Mis pinturas narran las vidas de las Criaturas Fronterizas, un grupo de seres híbridos que viven en la verde naturaleza de las Tierras Fronterizas», explica Cox.

«Las Criaturas Fronterizas existen en armonía simbiótica con el mundo natural, pero son antagonizadas por los Espectros, espíritus de pura energía que casualmente queman el paisaje sobre el que caminan».

Adrian Cox y surrealismo queer


Vivir en la frontera, como diría la poeta Gloria Anzaldua, implica que estás «atrapado en el fuego cruzado entre campos». Aunque su trabajo es pura fantasía, Cox establece hábilmente paralelismos entre los pueblos perseguidos que aparecen en Dream Country y aquellos atrapados en el fuego cruzado de la creación de mitos modernos. Cox, quien creció en el sur profundo con padres queer encerrados, es especialmente sensible a los mitos dañinos que rodean a la comunidad LGBTQ+.


«Mis padres están tan lejos de ser tradicionalmente sureños», dice en una entrevista con Voyage LA. «Hubo un buen camuflaje social que hicimos para mezclarnos con la comunidad allí. Una de mis madres es transgénero y mis padres decidieron que tendríamos que vivir encerrados por seguridad y estabilidad laboral», continúa. «Preparamos una historia familiar falsa para convencer a la gente de que mis padres eran totalmente heteronormativos».


En otra parte, Cox conecta la creación de mitos directamente con la violencia. En Dream Country, explica, los rituales violentos codifican el prejuicio y el desprecio en la práctica: «Los Espectros usan los bosques de las Tierras Fronterizas para crear un archivo de profecías apocalípticas y desvaríos enfadados”, dice.

«Transforman el paisaje en un reflejo de su voluntad colectiva, sin importarles el daño causado en el proceso […] estos bosques profanados son cosechados y quemados en un ritual climático destinado a remodelar la realidad».

Adrian Cox y cómo la creación de mitos modernos cambia la realidad


«Remodelar la realidad», como dice Cox, es una práctica estándar en el libro de jugadas del fascismo. A principios de la década de 1930, cuando el régimen nazi subió al poder, Thomas Mann sospechó que la «narrativa» nacionalista del partido era la culpable de su popularidad.

El autor de best-sellers finalmente se convirtió en uno de los antinazis más vocales de Alemania, convencido de que las exageradas mentiras del partido sobre el legado y los linajes eran fundamentalmente antidemocráticas. El trabajo de Cox parece asentir astutamente en esta dirección, lo que sugiere que la adherencia estricta a los mitos tóxicos puede resultar en una retórica fascista y una brutalidad en el mundo real.


Cox, sin embargo, considera que la creación de mitos es vital para la experiencia humana: lo que importa es cómo se manejan esos mitos. «Los mitos son algo que puede construir un sentido de comunidad, de propósito y de identidad colectiva», explica. En el trabajo de Cox, por ejemplo, «las Criaturas Fronterizas utilizan sus propios rituales para cultivar y sanar las Tierras Fronterizas» después de que los Espectros queman todo a la vista.

En la vida, estos rituales de sanación, por pequeños que sean u ocultos, devuelven un sentido de identidad a aquellos individuos o comunidades a los que se les niegan los derechos y la protección. Aunque Cox cree en el poder restaurador de la narración de historias, su trabajo sugiere que la línea entre la retórica de odio y la aceptación radical puede ser más delgada de lo que nos gustaría creer:

«Creo que una de las paradojas en el corazón de mi trabajo es un intento de reconciliar el peligro de crear mitos con la necesidad humana fundamental de mitificar el mundo que nos rodea».

Adrian Cox