Jeff Bezos investigará la forma de revertir el envejecimiento

El fundador de Amazon, y actual responsable de Blue Origin en su conquista del espacio, está invirtiendo cientos de millones de dólares en una investigación para detener el envejecimiento y perseguir la inmortalidad.

Jeff Bezos investigará la forma de revertir el envejecimiento. ¿Cuánto puede vivir un ser humano? Desde que el ser humano es consciente de su existencia, se ha preguntad cómo puede alargar su vida, buscando la longevidad eterna y potenciando la inmunidad frente a ese punto y final que es la muerte.

Actualmente, es físicamente imposible, y la trascendencia, el volcado de la consciencia humana a un recipiente artificial, es el fin último de cientos de científicos e ingenieros por todo el mundo.

Pero seamos honestos: es un mero relato de ciencia ficción y su fundamento a día de hoy es poco menos que nulo. Sin embargo, Jeff Bezos y el multimillonario Yuri Milner pretenden buscar una solución al problema.

Jeff Bezos investigará la forma de revertir el envejecimiento. El fundador de Amazon, varios millonarios y un Nobel de medicina se alían para buscar la inmortalidad

El fundador de Amazon, la empresa más importante y omnipresente de nuestros días, dejó su puesto como consejero delegado en el gigante del comercio online para centrarse en otros menesteres.

Con Blue Origin apunta al espacio, lugar en el que está teniendo problemas con Space X y la NASA, pero con Altos Labs y su financiación en investigaciones sanitarias está obsesionado con revertir de alguna forma el envejecimiento.

Como explican desde el MIT Technology Review, hablamos de una compañía muy reciente, fundada a comienzos de año y que hasta la fecha habría recibido una inyección de dinero correspondiente a 270 millones de dólares.

Más allá del apoyo de Bezos y Milner, que habrían donado cientos de millones de dólares en los últimos meses, la empresa cuenta con un fuerte apoyo económico de importantes personalidades en el sector de la tecnología e inversores de capital riesgo. En otras palabras: en Alto Labs creen tener la línea de investigación correcta de cara a obtener la ansiada inmortalidad. Sí, suena al típico plan de un villano de cómic y parece que hay otros problemas muchos más urgentes que garantizar la eterna juventud.

La reprogramación celular podría ser la clave de cara a aumentar la esperanza de vida entre 50 y 60 años

¿Cómo pretenden hacerlo? Bueno, la empresa emergente ha ido al origen de todo y creen que la reprogramación celular podría ser la clave. Añadiendo proteínas especiales a una célula podría señalarle el camino correcto para que vuelva a un estado parecido al de la célula madre, intentando apuntar a un ciclo perpetuo de rejuvenecimiento o paralizando el habitual desempeño y progreso biológico, incluso conservándolo en el largo plazo.

Como explican desde MIT Technology Review, Shinya Yamanaka, premio nobel de medicina en 2012 y autor de la tecnología que se está empleando en esta empresa, será el científico senior que se encargue de supervisarlo todo y presidirá el consejo como asesor científico de Altos Labs.

No estará solo, porque en el experimento tenemos al español Juan Carlos Izpisúa Belmonte, biólogo del Instituto Salk, en California, conocido por ser uno de los autores del controvertido proyecto que mezclaba embriones humanos y de mono para crear unas quimeras que despertaron la polémica y las críticas de la comunidad científica. Si bien la inmortalidad está lejana, Belmonte piensa que sí hay maneras de prolongar la esperanza de vida humana entre 50 y 60 años más.

De hecho, el biólogo español ya probó esta tecnología en 2016, empleando la reprogramación de proteínas en ratones vivos. Consiguió obtener signos de reversión en la edad de estos animales, así que no sería de extrañar que sus conocimientos se pudieran aplicar a los seres humanos.

«Aunque hay muchos obstáculos que superar, el proyecto tiene un potencial enorme», puntualizaba Yamanaka, que estará apoyado por Steve Horvath, profesor de la Universidad de California.

Jeff Bezos investigará la forma de revertir el envejecimiento. Por Alberto González