Jens Haaning: el «hampartista» que estafó al museo danés

El hampartista Jens Haaning recibe 84 mil dólares de museo y entrega marcos vacíos con título: ‘Toma el dinero y corre. El artista danés afirma que quedarse con el dinero es la obra ¿Genialidad o estafa?

Jens Haaning: el «hampartista» que estafó al museo danés. El ciclo de noticias sigue proveyendo materia prima para quienes creen que el arte contemporáneo ha caído en un hoyo de especulación y provocación sin mucha sustancia. La era del arte conceptual extremo y su matrimonio con el mercado del arte ha llegado a grandes alturas este año. Hace unos meses un artista italiano vendió una obra invisible en 18 000 dólares.

Hace unos días Love in a bin, de Banksy (lo que quedó de una reproducción de su obra Girl with Balloon, que se autodestruyó en una subasta en 2018), se vendió en 25 millones de dólares. Originalmente, Girl with Balloon fue vendida en 1.6 millones.

La casa subastadora Southeby’s promovió esta pieza señalando que era «la más grande obra de arte creada en vivo durante una subasta». Al parecer la obra absorbió un poco del aura mágica que genera la atención pública, pues su venta superó ampliamente las expectativas.

Un nuevo ejemplo radical que se encuentra entre la protesta, la genialidad y el cinismo, ocurrió hace un par de semanas en Dinamarca

Jens Haaning

El artista Jens Haaning entregó al museo Kunsten de Arte Moderno (ubicado en la ciudad de Aalborg) dos marcos vacíos con el título Take the Money and Run (Toma el dinero y corre).

Haaning había recibido 84 000 dólares del museo para recrear dos de sus obras previas: Average Danish Annual Income (Media de ingresos anuales de un danés, 2010) y An Average Austrian Annual Income (Media de Ingresos anuales de un austriaco, 2007).

En estas obras, cuyo nombre es un indicador estadístico, se mostraban billetes sobre una rejilla con un marco alrededor señalando acaso que, en nuestra época, el dinero ejerce la misma fascinación que un objeto artístico. Para recrear estas obras el artista recibió la cantidad mencionada, además de cerca de 4 000 dólares.

Dos días antes de la exhibición, Haaning informó al museo que en lugar de la obra solicitada entregaría una pieza nueva. En este caso el dinero no estaba incluido en la obra. Tras entregarla, el artista le dijo a una radio danesa: «La obra es que he tomado el dinero. No es robo, sólo incumplimiento de contrato, pero el incumplimiento de contrato es parte de la obra».

Esto implica cruzar un nuevo límite en el arte conceptual político -arte que es más política que arte, aquí coqueteando con la ilegalidad-.

Jens Haaning

El museo danés no está contento con la conducta de Haaning y declaró que iniciará acción legal si en el siguiente par de meses el artista no regresa la suma. Llama la atención, sin embargo, que la pieza se está exhibiendo, según numerosas imágenes que se encuentran en la red. Mientras tanto, Take the Money and Run ha generado mucha publicidad para el artista y para la institución.

Quizá el museo ahora sólo tiene que hacer una subasta por la obra para recuperar (y seguramente superar por mucho) lo que gastó. 

museo Kunsten de Arte Moderno

Según el artista danés, la justificación de su pieza radica en que la explotación laboral a la que están sometidos los trabajadores merece que estos hagan suyos los medios de producción y subviertan los mecanismos de opresión:

Aliento a las personas que viven condiciones laborales tan miserables como las mías a que hagan lo mismo. Si están sentados en un trabajo basura y no les pagan, y de hecho se les obliga a gastar dinero para ir a trabajar, entonces deben hacerse de todo lo que puedan y huir.

No sabemos si estas afirmaciones son en serio o son parte del discurso que complementa la obra. 

Haaning dijo que no tiene ningún plan de regresar el dinero y sugirió que esta es su obra maestra. Muchos opinan lo mismo, especialmente si logra salirse con la suya y quedarse con el dinero.

Jens Haaning: el «hampartista» que estafó al museo danés. Fuente: Luis Alberto Hara