Sandra Vásquez, la narradora gráfica

A través de la naturaleza corporal precolombina, la figuración ingenua, la estructura narrativa surrealista Sandra Vásquez crea un mundo de personajes que se pueden entender simbólicamente

Sandra Vásquez, la narradora gráfica. Al contar historias aparentemente pequeñas en sus dibujos y describiéndolos con inscripciones, Sandra Vásquez de la Hurra se enfrenta a sí misma con la historia de su país de origen y sus antepasados.


Delicado y vulnerable, estos atributos se aplican tanto a las obras de Sandra Vásquez de la Horra, como lo hacen despiadado, grotesco y perturbador. Son imágenes llenas de sensaciones de contraste. La artista no hace arte ligero.


El hecho de que Sandra Vásquez de la Horra nació en Chile en 1967, en un momento marcado por la tortura y la persecución bajo el régimen de Pinochet, siempre ha contribuido a dar la configuración del contenido de su arte. El patrimonio cultural del artista también incluye la historia de los indios latinoamericanos, la historia colonial de los españoles en América Central y del Sur, así como a su propia historia familiar. Todo está interconectado.


Tal sociedad busca ideas claras sobre la posición de hombres y mujeres, de riqueza y pobreza, de las diferentes razas. Establece reglas y demandas de subordinación.
El dibujo es su medio para la identificación, reconocimiento, comprensión y liberación. En una mezcla de la naturaleza corporal precolombina, la figuración ingenua, la estructura narrativa surrealista y, a veces, el detalle obsesivo crea un mundo de personajes que se pueden entender simbólicamente, metafóricamente y mitológicamente, y aún muy cerca de la realidad.

Además, Vásquez de la Horraje rompe tabúes al mostrar abiertamente la sexualidad de las mujeres y los hombres al describir la muerte como ambivalente. Ella muestra la belleza y la brutalidad como dos lados de la misma moneda. Combina programáticamente los temas cristianos con políticos, con lo personal y viceversa.


Sandra Vásquez, la narradora gráfica. Ella aborda el tema de la muerte omnipresente y la retrata, por ejemplo, en el sentido bíblico como resultado de la expulsión de Adán y Eva del Paraíso. Para esto, la artista usa elementos del mundo precolombino de las imágenes, como los arcoiris y una pareja de esqueletos («La Huida Bajo El Arcoiris»).

Sandra Vásquez examina las relaciones y los vínculos familiares y una vez más muestra estos vinculados a la muerte, la sexualidad y la fe. El poder y la impotencia de sus antepasados son tan frecuentes en su arte como la de la Iglesia Católica, las Supersticiones, el Patriarcado o la Crueldad Política.


Las imágenes cubiertas de cera crean historias translúcidas y simultáneamente se convierten en objetos valiosos que llevan los recuerdos reprimidos en su espacio y son testigos transparentes de una iconografía personal. Con sus casas de papel, incluso construye un nuevo hogar.

Algo más sobre la artista

Sandra Vásquez de la Horra se graduó de la Universidad del Diseño de Viña del Mar, Chile en 1994 y finalizó sus estudios de postgrado en el Kunsthochschule für Medien en Colonia, Alemania, en 2002. Este año, ya había expuesto en el Goethe Institut de Santiago de Chile y en la Galerie Entropie de Bratislava.

En su trabajo, usa lápiz de cera para crear dibujos que evocan a un mundo imaginario oscuro con temas subversivos como la religión, el sexo, la mitología, las realidades sociales, la cultura popular y la muerte; algunos de los cuales han sido redundantes a lo largo de su carrera. El espectador se introduce en su universo de criaturas fantásticas y encantadas y de preocupaciones carnales y psicológicas.