El lowbrow art del artista valenciano Coté Escrivá

Ilustración, diseño gráfico y escultura se mezclan en sus trabajos con influencias de la cultura pop y la animación, que nos recuerdan a nuestra infancia, pero con un toque siniestro que le acerca al estilo Lowbrow.

El lowbrow art del artista valenciano Coté Escrivá. Si bien es posible que no juguemos de adultos como lo hacíamos cuando éramos niños, nuestra imaginación sigue siendo igualmente vital. De hecho, con toda una vida de experiencia en nuestro haber, nuestros paisajes creativos internos se vuelven matizados, complejos y con sabores intrincados, como descubrimos cuando nos tomamos el tiempo para conectarnos con ellos.

Sin duda, esta es la razón por la que los entusiastas del arte contemporáneo encuentran las esculturas tridimensionales tan cautivadoras de ver y coleccionar. Dentro del ámbito de las esculturas tridimensionales, especialmente aquellas que tocan algo más profundo dentro del espectador, pocos crean tan magistralmente como el artista español Coté Escrivá.

El lowbrow art del artista valenciano Coté Escrivá. Las creaciones de Escrivá, basadas en un vívido grupo de cultura pop y arte callejero, resuenan internacionalmente.

La audacia y la vulnerabilidad chocan en piezas de diseño que son tan icónicas como coleccionables.

Escrivá nació en Valencia en 1982, y los motivos de su generación se pueden descubrir fácilmente en su obra. Después de estudiar diseño industrial en la Universidad Politécnica de Valencia y lanzar una floreciente carrera de diseño dentro de la industria publicitaria, Escrivá comenzó a enfocarse más en sus ilustraciones, permitiendo que tomara forma el universo único que su marca denota.

Así comenzó una práctica de asimilación de personajes queridos (piense en Mickey Mouse, Goofy, Snoopy, Popeye, Garfield y Odie, por nombrar solo algunos) y la regurgitación de algo más crudo. Algo mezclado con empatía, lucha y carga de modernidad.

Las creaciones de Coté Escrivá siempre traen algún elemento de adentro hacia afuera. Los huesos se revelan, mientras que los ojos a menudo aparecen como portales oscuros a lo que hay dentro.

El impacto varía de inquietante a entrañable, ya que nosotros, el espectador, experimentamos quizás nuestro propio niño interior revelado, o incluso más, el toque marcado por la batalla pero siempre presente de nuestra capacidad adulta de imaginar que comienza a moverse.

Esta resonancia rápidamente ganó elogios de Escrivá, y siguió una variedad global de exposiciones de arte, junto con una impresionante cantidad de artículos de revista. Más recientemente, los fanáticos siguen la serie Creepy de Escrivá, que incluye Creepy Mickey, Creepy Goofy, Creepy Snoopy, Creepy Popeye y Creepy Brutus.

Mientras tanto, Escrivá mantiene un pie en el mundo de la cultura callejera, adornando las tablas de skate con la misma facilidad que llena las galerías de arte.

El modo de trabajo de Coté Escrivá comienza poniendo el lápiz sobre el papel. A continuación, una tableta gráfica facilita la vida de sus personajes híbridos. En lo que puede considerarse el siguiente paso inevitable para entidades tan naturalmente icónicas, Escrivá se asoció con la marca de Hong Kong Thunder Mates en 2017.

Ahora, sus personajes podrían saltar de la pantalla a una forma 3D completa. Las esculturas tridimensionales de poliresina de edición limitada permitieron a los coleccionistas de arte del mundo poseer una muestra del mundo de Escrivá de una manera completamente nueva.

Los personajes se prestan perfectamente a una dimensión adicional, con sus poses emotivas desatando un impacto mucho mayor, como el que posee el Creepy Badass de Escrivá o su escultura Jumbo Mono Creepy Monkey que mide 70 cm de altura. Las colaboraciones de Thunder Mates de Escrivá encontraron rápidamente una audiencia hambrienta y el estatus de coleccionables muy buscados.

A medida que la cultura del arte se vuelve global, las tendencias impregnan las fronteras internacionales y las líneas entre la cultura pop y las bellas artes se vuelven cada vez más borrosas.

La tradición de las esculturas tridimensionales, muy arraigada en ciudades del este de Asia como Hong Kong y Tokio, continúa teniendo un alcance y una popularidad cada vez más amplios, abarcando a artistas de todos los continentes.

Mientras tanto, para Escrivá, el atractivo global de los adorados personajes de dibujos animados trasciende de manera similar la división cultural, creando un lenguaje visual que no necesita traducción.

Y así, se une a las filas de otros artistas españoles que tocan el mundo con un reflejo contemporáneo de la experiencia humana.

Con Javier Calleja, comparte puntos en común al casar a inocentes con descarados. Al devolver lo digital al ámbito táctil, se une al artista barcelonés Emilio García, que quería crear arte tangible dentro de un mar de digitalización.

En la creación de íconos internacionales, se une a El Pez, cuyo trabajo se puede encontrar de manera similar en muchos rincones remotos. «Pez» se traduce como «pez» en español y, de hecho, sus alegres personajes de peces son tan instantáneamente reconocibles como los héroes de la infancia reinventados de Escrivá.

Cada artista revela algo de sí mismo, ya que nos enseña mucho sobre nuestra propia experiencia interior. Lograr tanto con tan hábil simplicidad es una hazaña.

WEB | INSTAGRAM

El lowbrow art del artista valenciano Coté Escrivá. Fuente: NonSuch Foundation