Julie Curtiss explora las mujeres a través del arte

Trabajando con una paleta de colores vivos entre óleos, acrílicos, vinilo y gouache sobre papel, Julie Curtiss explora temas de cultura, naturaleza y narrativas artísticas centradas en las mujeres.

Julie Curtiss explora las mujeres a través del arte. El cuerpo femenino como sujeto y combinarlo con escenas surrealistas de la vida cotidiana ha llevado a Curtiss a una investigación fantástica del feminismo, la sexualidad, la simbología psicoanalítica y el inconsciente colectivo.

Los motivos recurrentes se han convertido en entradas distintivas en este mundo de sueños seductores, oscuros y perversos. Por ejemplo vemos en una de sus obras manos retorcidas con uñas cuidadas como garras que agarran cigarrillos y descargan columnas de humo.

Rostros recortados o tímidamente ocultos bajo sombreros, velos y cuellos vueltos hacia arriba. Los rasgos corporales sugerentes se disuelven en rizos gruesos y apretados de cabello ondulado o se cortan con indiferencia y se sirven como sushi.

La precisión gráfica y la ejecución que forman estas imágenes de belleza poco convencional en un tiempo o espacio no identificado inducen un comportamiento que nuestra madre una vez nos dijo que nunca hiciéramos cuando éramos niños: mirar fijamente. Pero mirar es todo lo que podemos hacer cuando nos enfrentamos a una mujer tetona con un vestido de encaje negro ceñido que sostiene un pavo humeante y reluciente con suficiente brillo digno de un respaldo de L’Oréal, siniestramente adornado con verrugas.

Centrarse en el cuerpo femenino como sujeto y combinarlo con escenas surrealistas de la vida cotidiana ha llevado a Curtiss a una investigación fantástica del feminismo, la sexualidad, la simbología psicoanalítica y el inconsciente colectivo.

Al crecer en París de padre vietnamita y madre francesa, Julie llenó sus días de dibujo. Este pasatiempo pronto se convirtió en un proceso catártico que utilizó para lidiar con la ansiedad y los miedos de la adolescencia. «Puede parecer un cliché, pero realmente lo pasé mal durante esos años», dice la artista.

Sin embargo, su interés por las artes se convirtió más tarde en algo más que una salida creativa para sus emociones, ya que decidió seguir una carrera en ellas. «Pensé que lo que realmente quería hacer era la ilustración, pero después de un año en la escuela preparatoria comprendí rápidamente que la pintura era la mejor manera de expresar libremente mis pensamientos».

A menudo misteriosa y ocasionalmente grotesca, a Julie la intriga constantemente no solo la figura femenina, sino también la experiencia femenina. “Me fascinan los arquetipos femeninos y sus representaciones a lo largo de la historia del arte”, dice. Los puntos focales recurrentes en el cabello en sus pinturas investigan su posición en la sociedad.

Su propia posición como mujer en el mundo del arte también es una fuente de interés y frustración para Julie. Ella insiste en que el arte femenino, junto con el arte negro y el arte transgénero, no debe verse como una forma de encajar y etiquetar el suyo propio o el trabajo de otros al asignarle un género.

«Entiendo que hay un esfuerzo común para democratizar el mundo del arte y arrojar luz sobre los artistas en este momento», dice. «Sin embargo, para mí, etiquetar a los artistas según los grupos sociales podría ser más perjudicial que útil».

Texto: Daniel Milroy Maher

WEB