Elegancia y versatilidad en las brasas del Quinta Avenida

El Quinta Avenida es un espacio gastronómico que en poco tiempo se ha convertido en uno de los «place to be» por excelencia de la capital balear

La robata japonesa, la gran apuesta del Quinta Avenida. Su aire cosmopolita, su inspiración en los grandes locales de ciudades como Nueva York o Londres y su deliciosa propuesta gastronómica son los factores perfectos para crear un ambiente único al que solo vas a desear volver.

La robata, una parrilla japonesa cuyo origen data de hace dos mil años, es la «piedra angular» del Quinta Avenida

Gracias a las diferentes alturas de las que dispone, se cocinan los productos atendiendo a las necesidades de temperatura que requiere cada uno de ellos.

La robata es el nombre que tradicionalmente recibe el grill o parrilla muy utilizada en la cocina japonesa, que usa el carbón para generar calor. Como resultado, los alimentos que se preparan en este tipo de “barbacoas” tienen un sabor ahumado muy característico, lo que los diferencia de otros platos que solemos encontrarnos en la gastronomía japonesa.

En Quinta Avenida con la técnica de la robata se pueden disfrutar platos como el bacalao yuzumiso marinado en la parilla en hoja de magnolia, vieiras yuzu kosho o las brochetas de pulpo con mayonesa de shiso.

Preparan platos donde el sushi es el principal protagonista pero donde también podremos probar el salmón teriyaki a la robata, el entrecot de Angus a la parilla japonesa o incluso Baby ribs.

También ofrecen los ya conocidos Baos o plartos Nikkei como el tiradito mixto de salmón y shiromi.

¿La gran apuesta del Quinta Avenida? La auténtica robata

La robata japonesa, la gran apuesta del Quinta Avenida. Como suele ocurrir con todo lo que rodea a la cultura japonesa, la robata tiene un componente de tradición a sus espaldas. En este caso, el origen es bastante humilde: hace siglos, los pescadores japoneses se reunían alrededor del fuego para cocinar en hogueras la comida del día, usando sus remos como utensilios de cocina.

El carbón utilizado en una auténtica robata es conocido como bincho-tan, que proviene del roble y en cuya fabricación no se utiliza ningún tipo de químico. Se caracteriza por producir un calor constante durante horas, alcanzando muy altas temperaturas pero sin llegar a producir una llama.

La robata japonesa es la gran apuesta del Quinta Avenida. Con esta técnica se pueden cocinar tanto carnes y pescados como verduras. Un chef experimentado sabe cómo calcular los tiempos de cocción de cada uno de los alimentos. De esta manera, solo necesita voltearlos una vez, para que tanto la carne, el pescado como las verduras se mantengan jugosas.

El objetivo es cocinar los ingredientes manteniendo un interior jugoso a la vez que se carameliza y dora la capa exterior. 

La parrilla de la robata suele ser estrecha, con un hueco en la parte inferior donde se introduce carbón, que nunca debería estar en llamas.

La altura de la rejilla se adapta a la comida que quiera cocinarse, ya que dependiendo del alimento del que se trate y del grosor de la pieza, necesitará más o menos calor.

Aunque es cierto que este es el formato tradicional, hay muchos restaurantes, incluso en Japón, que han pasado a utilizar gas o un grill eléctrico. No obstante, en Robata sieguen utilizando el carbón.

La robata japonesa. La gran apuesta del Quinta Avenida. Fuente: Rose Sioux

WEB | INSTAGRAM | FACEBOOK

MALLORCA | Avinguda del Comte de Sallent, nº5. Palma. Tel. 871 04 30 66