Las emociones y la percepción de Francine Van Hove

El arte de Francine Van Hove posee la cualidad esencial de sugerir, suprimiendo la distancia entre las emociones y la percepción.

Las emociones y la percepción de Francine Van Hove. Los sentimientos más sutiles, las alusiones más tenues son percibidas por los espectadores de sus obras, produciendo sutiles vibraciones que transmiten el placer de la contemplación.

Residente en París, Van Hove utiliza modelos para crear retratos íntimos de mujeres. Sus temas se representan con frecuencia en estados de meditación como «Brazo extendido» y «El Odalisk”.

El arte de Van Hove posee la cualidad esencial de sugerir…

«Dibujo y pinto directamente de la vida, la naturaleza y la realidad, en cuanto a personajes y escenarios, y no concibo otro enfoque, sin importar las limitaciones que traiga. Trabajo de cinco a seis horas al día todos los días como mínimo, siempre que haya suficiente luz del día. Una pintura requiere de dos a tres meses para su finalización. Siempre empiezo dibujando actitudes.

El movimiento y los gestos del cuerpo son de suma importancia. Muchos de mis cuadros se basan únicamente en el interés estético de un gesto cotidiano que es atemporal.

Generalmente, los gestos que elijo pintar se han decidido de antemano, e incluso se han anotado en un “cuaderno de ideas” cuando se me ocurrieron por primera vez.

Luego pido a varios de mis modelos en sucesión que pongan en marcha estas actitudes, estos gestos, para improvisar sobre el tema: el talento del modelo es realmente determinante.

Algunos movimientos no tienen sentido para algunas de las chicas, así que tengo que componer con ellos y crear algo ligeramente diferente.

A veces la modelo contribuye con una buena idea propia, lo cual es muy bienvenido. Mis modelos son una parte importante de mi vida como pintora/dibujate. Son necesariamente muy diferentes a mí. De todos modos, nunca tuve su tez luminosa. Pero sus actitudes y gestos tienen que estar cerca de los míos y permitirme identificarme con ellos.

Yo soy la que duerme cuando duermen en el cuadro, la que sostiene el cuenco cuando toman café, la que lee su libro. Sobre todo, compartimos la misma sensación de tranquila soledad en la intimidad de mi apartamento o en mi jardín en el campo.

Una vez plasmada la actitud en un dibujo, le soy sumamente fiel aunque tenga que cambiar la escala o integrar la figura dentro de un grupo o un interior que había dibujado previamente. Mis temas son limitados en número y no son en absoluto intelectuales. Básicamente, se trata de pequeños y sencillos momentos de felicidad un poco nostálgicos cuando el tiempo se detiene. No se debe esperar que exprese ninguna angustia por la crueldad del mundo actual: de hecho pinto contra la angustia y para ayudar a vivir en armonía ».

Francine Van Hove nacida en 1942 en Saint-Mandé (Seine, Francia), estudió en París y recibió el título de Bellas Artes con las calificaciones para enseñar en las escuelas secundarias. Después de enseñar un año en Liceo de Jeunes Filles en Estrasburgo, renunció a su cargo y decidió regresar a París en 1964, donde actualmente vive.

FACEBOOK