Gobierno de Alemania pide a los jóvenes quedarse en casa y ser “héroes de sofá”

El gobierno alemán trata de inspirar a los jóvenes a quedarse en casa y ser héroes

Al tiempo que se presenta una nueva ola de contagios de covid-19 en Europa y que en muchos países se imponen nuevas restricciones, Alemania ha lanzado una campaña publicitaria para motivar a los jóvenes a quedarse en casa, misma que ha sido ampliamente elogiada. El anuncio se hizo público después de una serie de protestas masivas en contra del uso del cubrebocas (y en general de las medidas asociadas con el control de la pandemia) y al tiempo que el gobierno alemán ha anunciado un cierre parcial de la vida pública en anticipación de un “duro invierno”.

Resulta interesante que el anuncio sobre el virus que produce la pandemia se ha vuelto en sí mismo “viral”, propagando su información de manera exitosa como un “virus mediático”, por usar el término acuñado por el teórico Douglas Rushkoff.

El anuncio cuenta la historia, desde el futuro, de una pareja que en “tiempos excepcionales” decidió quedarse en casa sin hacer nada, acaso sólo comiendo comida chatarra y viendo películas de Netflix (quizá un guiño seductor de los creadores del anuncio a los jóvenes). Paradójicamente, este no hacer nada –y limitar el impulso a salir a enfiestarse– es justo lo que el tiempo dicta y a la postre los jóvenes pueden considerarse héroes. Héroes de sofá.

Quizá lo más acertado del anuncio sea utilizar el humor para celebrar una actitud posible y extrañamente heroica en nuestro tiempo: no hacer nada, o lo que en inglés se conoce como “couch potato”, o “patata de sofá”. Aunque esta actitud de pasividad generalmente consumista puede ser uno de los grandes placeres culposos de la vida moderna, hoy al menos puede ser expiado o atenuado por las circunstancias y por ello puede tener una atracción importante.

De cualquier manera el anuncio ha sido ya visto por millones de personas, traducido a numerosos idiomas y celebrado en las redes sociales como el mensaje correcto, generando nueva admiración hacia los alemanes, quienes al principio de la pandemia ya habían sido reconocidos por la eficiencia de sus políticas de cara a la transmisión de la enfermedad.

Fuente: Pijamasurf