Un enorme gato: el sorprendente hallazgo de una nueva figura monumental en las líneas de Nazca

Una figura felina de la cultura Paracas fue descubierta en la Pampa de Nazca, en Perú

Hace unos días, los arqueólogos del Ministerio de Cultura de Perú dieron a conocer el descubrimiento de un nuevo geoglifo perteneciente a las conocidas “líneas de Nazca”. En este caso se trata de una figura felina de 37 metros. 

Según Jhony Isla, el responsable de la gestión del Parque Arqueológico Nazca-Palpa, la figura fue descubierta cuando intentaban mejorar el acceso al mirador principal. El objetivo era no dañar el patrimonio y, mientras indagaban cuál sería el mejor acceso, se dieron cuenta que una de las rutas atravesaba a un geoglifo. 

Este hallazgo sucedió a inicios de año, pero debido a la emergencia sanitaria por covid-19, las tareas arqueológicas se suspendieron. Fue hasta hace unos cuantos días que los trabajos pudieron reanudarse. 

La zona desértica donde se realizó el hallazgo tiene un grado muy grande de erosión, debido a los fuertes vientos que hacen que el polvo y la arena cubran más rápidamente las figuras. Por lo que al inicio el nuevo geoglifo no podía distinguirse bien de la tierra. Con la ayuda de drones fue que el equipo arqueológico constató que se trataba de una nueva figura zoomorfa.

Johny Islas sostiene que este animal es producto de la cultura Paracas. Esta cultura antecedió varios siglos a la cultura Nazca, de la cual se tiene más conocimiento y que, por ello mismo, ha dado nombre a los geoglifo de lazona. Se sabe que este gato es producto de una cultura anterior ya que el equipo de arqueólogos hizo comparaciones iconográficas con las figuras que se pueden encontrar en varios textiles paracas: aves y felinos principalmente. 

Una de las principales diferencias entre las figuras paracas y las de Nazca radica en sus significados. Los geoglifos de Nazca están relacionados con el agua y la fertilidad, de ahí que la teoría más aceptada sea que las figuras son una especie de ofrenda a los dioses para atraer la lluvia a esta zona tan seca. En los últimos años se han descubierto aproximadamente 100 figuras que corresponden a la cultura Paracas. Pero los descubrimientos más recientes de figuras hechas por la cultura Paracas sugieren que al ser de menor tamaño (37 metros en el caso de este felino) que las de Nazca, las figuras están hechas para que los hombres las vean. 

Por esas cualidades se deduce las figuras de Nazca fueron realizadas bajo la idea de que “las vieran los dioses”, mientras que las figuras paracas, en contraste, serían más bien figuras hechas de seres humanos para seres humanos.

El primer descubrimiento de los geoglifos se dio en 1927. Desde 1994 estos geoglifos de la Pampa de Nazca son parte del listado del Patrimonio Mundial de la UNESCO. 

En el caso de las llamadas “líneas de Nazca”, en términos generales son geoglifos que miden hasta 300 metros, están dibujados sobre la tierra y en su mayoría son figuras geométricas, animales y una figura humanoide; su antigüedad se fecha entre los años entre los años 100 y 600 de nuestra era.

Los estudios arqueológicos realizados sobre las líneas de Nazca explican que, para lograr estos dibujos a escala, se usó una técnica que rellena con piedras las líneas trazadas, de manera que se creó un contraste que aunque con el tiempo puede quedar cubierto por la arena, su efecto permanece visible por mucho tiempo cuando se le mira a una gran distancia.