Eduardo Marco | La emoción que de la escena emana

Las fotografías de este artista, sus cuadros, se enmarcan en un naturalismo esencial, que está más aquí del pictorialismo elaborado, pero más allá del testimonialismo directo e inmediato, pues sus fotografías están llenas de simbolismo y también de denuncia clarividente y profética, mostrando a la muerte cosificada, pero ausente ya del horror de la connatural podredura.
Viajero, que ha hecho de la aventura un modo de exprimir su vida y los signos y señales de los lugares, donde un tanto el azar y otro tanto su necesidad instintiva de emoción y solidaridad le dirigen, para plasmar la esencia, el espíritu esencial que en todo lugar existe, cuando, ausente el hombre, se participa de la soledad y de su consecuente, el silencio, porque si bien, como dijera Paul Auster, “por sí mismas las cosas no significan nada (…) pero sin embargo nos dicen algo, siguen allí, no como simples objetos, sino como vestigios”.


Y es cierto, porque no habiendo estado en el “sertao” de Río Grande do Norte brasileño, las fotografías de sus vacas apergaminadas se hacen vestigios de un desierto orgánico y vital y nos lo describe y podemos participar de su mal hacer, de su hambre, de su sed y de su muerte. Eduardo Marco sabe recoger la emoción que de la escena emana. Sabe plasmar la verdad apodíctica del “polvo eres y en polvo revertirás” y lo hace mostrando, como dijo el poeta Tomás de Cuellar, “De qué modo tan triste y tan feo/ acaba la vida”.
Imágenes robadas al polvo del desierto; figuras inertes llenas de ausencias y vacías de recuerdos en las que el autor materializa su necesidad imperativa de captar las emociones que provoca la ausencia de vida, que sin embargo se hace más presente, pues “la ausencia es la mayor forma de la presencia”, como dijera James Joyce. Imágenes fuertes, que logran sobrecogernos al tiempo de su contemplación, trayéndonos sensaciones primigenias, enraizadas en el dualismo de los opuestos: lo bello y lo feo; la vida y muerte, el horror y la tranquilidad. Mas, de otra parte ¿Quién puede separar lo bello de lo feo en un poema de Rimbaud o de Baudelaire, de un grabado de Goya o de un cuadro de Francis Bacon?


Eduardo Marco ha encontrado en la fotografía la técnica más adecuada a sus talentos y ansias creativas de expresión plástica y que ejecuta en grandes copias impresas en tintas pigmentadas HDS sobre papel hahnemühle PhotoRag Pearl 320 gr.
Y, terminando, -tal las describe Bruno Galindo, en el catálogo de la exposición-, las vacas recogidas en las fotografías de Eduardo Marco: “Son como mapas de piel. Cadenas montañosas de cuero y calcio. Superficies de un tambor que ya no suena. Contuvieron vida, y aún la tienen, pues nada deja de ser, sino que se convierte en otra cosa. En este caso, y en la mirada del fotógrafo, la muerte se transforma en imágenes de deshuesada belleza”.
“Son instantáneas que nos recuerdan donde hubo vida. Y que la vida siempre encuentra como salir adelante”, como venturosamente así viene siendo. Y aún los vestigios sobreviven al fuego del sol y al agua de la lluvia y a la abrasiva erosión del viento. Y aquí están. (Por Benito De Diego Gonzalez)