“Busco piso en Lavapiés” de Marco Pardo

El mundo se divide entre inquilinos y propietarios. Las inquietudes, incertidumbres y los roles de poder se representan en los personajes de la obra”, con estas palabras el artista Marco Pardo (Madrid, 1975) deja muy clara la idea subyacente del trabajo que presenta en la galería madrileña bajo el título, también muy claro, Busco piso en esta zona, 654 78 45 43. Un trabajo en el que el creador reflexiona sobre problemas que nos atañen a todos nosotros, la especulación, la gerintrificación, la exclusión, y lo hace a partir del material más primigenio en la construcción de las casas, el barro. Pero también nos invita a reflexionar sobre el papel de la vivienda como hogar, un espacio que es a su vez un refugio emocional y un símbolo del origen y eterno retorno.


La idea, que nació durante su etapa en Tokio al comprobar cómo los hogares “sufrían, respiraban e incluso soñaban como yo lo hacía”, se materializó en una serie de bocetos que terminó convirtiéndose en personajes que van cobrando conciencia de sí mismos hasta ser plasmados sobre piezas cerámicas.
Silvana Retamar, directora de esta galería madrileña, explica que “no buscamos la provocación, la denuncia o el enfrentamiento, pero sí queremos generar inquietud al saber que algo está pasando y que no lo puedes controlar y, muchas veces, ni tan siquiera entender”.


El artista y la galería son vecinos de Lavapiés, uno de los barrios madrileños que más está sufriendo la gerintrificación, la transformación de edificios enteros en apartamentos turísticos o “hostels”, lo que conlleva inevitablemente la subida desmedida de los precios. Y, precisamente, los personajes de las obras de Marco Pardo sufren ese desconcierto de ir perdiendo su barrio y las relaciones humanas y con ello el alma sin apenas darse cuenta. Tanto el artista como la galerista colaboran con asociaciones de este barrio para mejorar las condiciones de habitabilidad.