Más de 110 países proponen investigar el origen del coronavirus; China se opone

Jonathan Bartlett illustration for Foreign Policy

La Asamblea de la Organización Mundial de la Salud podría iniciar una investigación independiente sobre el origen del nuevo coronavirus en China y la reacción inicial de su gobierno

En medio de la crisis sanitaria derivada del brote del coronavirus SARS-CoV-2 (cuyo contagio en el ser humano deriva a la enfermedad covid-19), la Organización Mundial de la Salud (OMS) sostendrá la Asamblea Mundial de la Salud esta semana, de manera virtual por obvias razones, y con una creciente inquietud en torno a las medidas tomadas para contener la pandemia, mismas que ya muchos países han comenzado a levantar.

En ese marco, la asamblea de la OMS podría ser también el escenario de una petición que en este momento cabildean una buena parte de los países integrantes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Los gobiernos de dichas naciones buscan pedir a la OMS que delegue una investigación independiente sobre el origen del coronavirus SARS-CoV-2 y la reacción global que se tuvo ante este una vez que los contagios en seres humanos fueron detectados.

La iniciativa es un tanto polémica porque parece tener un destinatario puntual: el gobierno de China. Como es sabido, el coronavirus SARS-CoV-2 se detectó por primera vez entre noviembre de 2019 y enero de 2020 en dicho país asiático, concretamente en la ciudad de Wuhan, al centro de la China continental. 

Desde entonces, distintas voces han especulado sobre la responsabilidad que el gobierno chino tuvo para prevenir posiblemente la salida del virus de sus fronteras y el posterior esparcimiento por todo el mundo.

En ese sentido, el gobierno de China se ha manifestado en contra de una investigación de esa naturaleza, argumentando que es demasiado pronto para emprenderla y señalar responsabilidades.

La propuesta de investigar específicamente al gobierno chino fue lanzada hace unos días en el seno de la OMS por el gobierno de Australia. A ella se sumaron después algunos gobiernos miembros de la Unión Europea y, hasta el momento, más de ciento diez representantes de gobiernos nacionales ante la OMS han aprobado ya el borrador de la petición. Para que esta sea presentada en la Asamblea Mundial –a celebrarse del 18 al 19 de mayo– necesita contar con los votos aprobatorios de dos terceras partes de los 194 miembros integrantes de la OMS.