Contaminación en todos los niveles: la triste historia de los aparatos electrónicos desechados

Toxic pollutants inside the human body and eating pollutants as an open mouth ingesting industrial toxins with 3D illustration elements.

Actualmente, una persona posee en promedio entre 3 y 4 dispositivos electrónicos. ¿Qué pasa cuando estos dispositivos se vuelven obsoletos y necesitan ser reemplazados?

Lamentablemente, la mayoría de los aparatos electrónicos terminan en la basura. Y aunque esta parezca la solución más fácil para deshacernos de ellos, causan mucho más problemas de los que crees. 

Actualmente, una persona posee en promedio entre tres y cuatro dispositivos electrónicos. ¿Qué pasa cuando estos dispositivos se vuelven obsoletos y necesitan ser reemplazados?

A continuación presentamos cuatro escenarios reales en los que se muestra el efecto que dichos dispositivos pueden tener en el medioambiente

Impacto tierra

La basura electrónica tarda cientos de años en descomponerse. A medida que los materiales electrónicos se descomponen, sueltan químicos tóxicos en la tierra, contaminando plantas y árboles. Algunos de estos químicos son: mercurio, plomo y litio. Además de que estos materiales tienen el potencial de terminar en los alimentos de seres humanos y animales. 

Contaminación de aguas subterráneas

Los desechos electrónicos pueden hacer que las toxinas se filtren a los depósitos de agua subterránea. Los químicos que se pueden filtrar son: mercurio, cadmio, plomo y litio.  Las aguas subterráneas recorren caminos hasta llegar a ríos, estanques y lagos, que son fuentes de agua para flora, fauna y seres humanos. El agua contaminada compromete la cadena alimenticia e incrementa los riesgos de salud. 

Contaminación del aire

Cuando los residuos electrónicos no se reciclan, terminan en incineradores. Los aparatos electrónicos están hechos de plástico, vidrio y muchos tipos de metales. Cuando estos materiales se queman emiten gases que son un daño directo para animales, plantas y seres humanos. Además, provocan un aumento en la tasa de desgaste de la capa de ozono y de los niveles de los gases de efecto invernadero. Esto último contribuye al calentamiento global y por lo tanto, al aceleramiento del cambio climático.

Contaminación marina

Si la basura electrónica no llega a vertederos o a incineradores, es muy probable que termine en el océano. Los aparatos electrónicos no son biodegradables, por lo que causan perturbaciones en los ecosistemas marinos. La presencia de los materiales tóxicos produce daños irreversibles, por ejemplo, el desgaste de arrecifes de coral o el daño a la salud de los animales marinos. 

Para terminar, te compartimos algunas de las principales razones para reciclar tus aparatos electrónicos: 

Protección de datos: el reciclaje adecuado de aparatos electrónicos protege tus datos para que no terminen en las manos equivocadas.

Metales preciosos: Estos metales se pueden derretir para usarse en la manufactura de nuevos productos. 

Otros usuarios: Cuando te quieras deshacer de tu dispositivo, es muy probable que todavía tenga uno o dos años más de vida. Contempla hacer un trueque o donarlo para asegurar que no termine en la basura. 

Ahorro: Algunas compañías te permiten cambiar tus dispositivos viejos por nuevos, implementando programas de descuento o créditos.

Fuente: Pijamasurf