¿No te habías dado cuenta de que vives en un castillo de naipes?

Nuestra civilización es un castillo de naipes

Uno de los temas de la pandemia de la covid-19 ha sido, sin lugar a dudas, la necesidad de hacer un replanteamiento de las estructuras sobre las que está construida nuestra sociedad. Más aún, nos ha hecho notar la fragilidad e incluso la naturaleza ilusoria de las cosas que sostienen esa estructura sobre la cual nos movemos.

El siguiente video se pregunta de manera magistral sobre esas estructuras e interroga su naturaleza, comparando nuestras sociedades, nuestros sistemas políticos y económicos, etc., con un castillo de naipes.

Todos saben lo que es un castillo de naipes. Pero hasta hace poco, probablemente no te habías dado cuenta de que, de hecho, vives en uno. Normalmente ignoramos la complejidad del mundo humano que nos rodea, la red de estructuras inestables ensamblada a través de diseños improvisados y respuestas en el momento. Pero la pandemia nos ha mostrado cuán endebles son estas estructuras. Ahora todos podemos sentir la fragilidad de nuestras instituciones, especialmente para aquellos que son más vulnerables. 

El autor y la voz del texto que escuchamos es Erik Davis, uno de los más lúcidos comentadores de la contracultura y de la tecnología moderna. Las manos son del mago Ferdinando Buscema  y el sonido es Bluetech. El video sigue:

¿Pero qué es un castillo de naipes? ¿Acaso no hemos vivido en uno siempre? Actualmente hay casi ocho mil millones de nosotros en el mundo, dependiendo de tecnologías que cambian cada momento, instituciones y normas culturales que aglutinan nuestra realidad. Algunos creen que este orden es un producto inevitable de nuestro genio o que existe por decreto divino. Pero probablemente sea mejor verlo como una maravilla, como una ilusión o incluso como un engaño. Después de todo, nuestro mundo es regido por la impermanencia, todos los sistemas eventualmente ceden a la entropía. Así que es asombroso que nuestras megaestructuras, de entrada, se hayan podido erigir. No estamos allí todavía, pero es difícil negar que en algún punto todo esto colapsa, y regresa al caos que precede toda creación.

El video termina con una cita de Philip K. Dick, un autor de quien Davis recientemente ha escrito un importante libro:

No asumas que el orden y la estabilidad son siempre buenos, en una sociedad o incluso o en un universo. Lo viejo, lo osificado siempre debe abrir campo para vida nueva en el nacimiento de cosas nuevas. [How to Build a Universe That Doesn’t Fall Apart Two Days Later]

Y sugiere que cuando estas estructuras acaben de colapsar, algo que parece casi inevitable, pensaremos más bien en construir algo más sencillo: un hogar.

La receta que hemos seguido hasta la fecha ha sido construir un castillo de naipes, ignorando la realidad de la impermanencia y aferrándonos a la realidad absoluta y la autoridad de nuestros sistemas ideológicos. Paradójicamente, si queremos construir algo que dure, necesitamos tomar en cuenta la entropía y la impermanencia. Esto no sólo nos colocará sobre bases más “firmes”, también nos permitirá sufrir menos cuando de todas maneras colapse todo lo que construimos. 

Fuente: pijamasurf