Maria Solivellas rinde culto al vino natural en las mejores condiciones en Vinya Toneta

Llega un nuevo concepto de las hermanas Solivellas en Caimari, Vinya Toneta, una casa rústica, elegante y el paraíso para los amantes de los vinos naturales.

Cada fin de semana les acompañará una bodega amiga y nos adelantan que sólo trabajan con vinos naturales, sin aditivos, vinos que han evitado injerencias químicas y manipulaciones humanas para llegar a la mesa casi incorruptos. Y se nota. No es un wine bar al uso, aunque sirva vinos. Ni un restaurante, aunque tenga “coques” o “porcella”, es mucho más, es un templo de la cultura de los vinos naturales. Además de servir sus vinos por copas, han seleccionado algunos vinos inéditos, vinos en rama, esbozos que nos emocionan cuando los probamos a pie de bota o deposito. Todo ésto en una apacible terraza a los pies de la Serra de Tramuntana.