Desenfreno y lujuria en la pintura hiperrealista de Terry Rodgers

Este artista reproduce como si de escenas cinematográficas se trataran, la vida de libertinaje, sexo y excesos de la jet set del siglo XXI. Con unas pinturas en las que cuesta creer que no sean fotografías, Rodgers pone de manifiesto el desencanto y la infelicidad de estas personas que aunque aparentemente lo tienen todo y se divierten, echan en falta en su vida algo más profundo.

Sobre contradicciones e influencias, sobre decadencia y soledad, de todo esto van las obras de este pintor que más allá de la erótica, busca con sus cuadros la reflexión sobre las relaciones humanas en la actualidad.

El glamour atractivo y maravilloso frente a la vulnerabilidad y delicadeza de nuestro interior a golpe de realismo pictórico, así son las obras de Rodgers que han recorrido y sido expuestas ya por medio mundo.

Con un gran dominio del color, este artista figurativo reproduce sus obras en formatos grandes a base de pinceladas perfectas con las que reproduce con gran exactitud los detalles de rostros, cuerpos y tejidos

Terry Rodgers: Web | Instagram