Anthimos Ntagkas, el fotógrafo griego del momento perfecto

Trabaja en el ejército de Grecia, aunque con lo que realmente disfruta es con salir a la calle a hacer fotos. Su método ha cambiado desde sus comienzos, cuando buscaba un lugar en la calle que le gustaba y se paraba a esperar a que la gente viniera.

A día de hoy no elige el lugar, sino que hace que cada ubicación funcione combinando las personas con los elementos del entorno en cualquier parte. Empezó en esto de casualidad, el día que salió a las calles a probar qué tal se le daba la fotografía para descubrir sobre todo que era algo que le encantaba y que disfrutaba mucho observando a las personas que no eran ni conscientes de que él estaba allí. 

Enseguida se dio cuenta de que tenía el ojo y una capacidad increíble para congelar momentos de la vida diaria con un enfoque irónico de la cotidianidad que a la mayoría de nosotros nos cuesta procesar de primeras.

Ntagkas es especialista en ilusiones ópticas, jugando con realidades paralelas que encajan perfectamente pero que nada tienen que ver entre sí, provocando unos resultados tan divertidos como creativos.

 “La conexión entre dos temas diferentes o incluso más dentro de una foto es muy intrigante”, afirma el fotógrafo, por eso las fotografías con yuxtaposición son sus favoritas.

Anima a cualquiera que le apetezca probar suerte en la foto de calle, sobre todo porque no es necesario invertir en un gran equipo profesional ni en una formación específica. “

Con el tiempo, uno puede mejorar y convertirse en un experto creando algo único, mientras que en otros géneros de fotografía, no puede infundir tanto su propio estilo y personalidad”, explica. Os dejamos con su trabajo que, seguro, os arrancará más de una sonrisa.

Fuente: Cultura Inquieta