“Misa Negra” La religión apocalíptica y la muerte de la utopía por John Gray

El autor John Nicholas Gray es un politólogo de éxito en el mundo anglosajón desde cuya perspectiva cultural escribe sobre los destinos de la humanidad. Hace un repaso de la sangre derramada desde la Revolución Francesa, pasando por los bolcheviques, los nazis, y más recientemente por la guerra de Irak. Su tesis es que, estos males se generaron por dos razones, la primera, que los gobiernos occidentales creyeron que la acción política podía originar una modificación de la condición humana, y dos, que, algunos de ellos creyeron que el terror de origen humano tenía la capacidad de crear un mundo nuevo. Con estas dos hipótesis hace un análisis descarnado del desastre de la guerra de Irak. Da mucho miedo comprobar que los EEUU fueran capaces de meter a su país en la guerra de Irak manipulando a sus ciudadanos, y que estos reeligieran a George W. Bush. 

John Nicholas Gray

Las ideologías utópicas que dieron forma a buena parte de la historia del último siglo proclamaban estar basadas en la ciencia, rechazar los credos tradicionales y hallarse al servicio de la causa de la ilustración humana. Pero en Misa negra, el impactante libro de John Gray, se sostiene que las ideologías laicas más influyentes del período contemporáneo se forjaron con el molde de la religión reprimida, del que surgieron convertidas en versiones del mito del Apocalipsis: la creencia en un suceso que cambiará el mundo y pondrá fin a la historia y a todos sus conflictos. Han sido destruidas sociedades enteras, de Alemania a Rusia y de China a Afganistán. En pos del sueño de un mundo sin conflictos y liberado del mal, los Estados hicieron la guerra y practicaron el terror a una escala sin precedentes en la historia. De Margaret Thatcher a George W. Bush pasando por Tony Blair, el mesianismo ha guiado a las grandes figuras del capitalismo liberal del siglo XX. En el inicio del siglo XXI, la ceremonia continúa: el mundo se encamina hacia nuevas guerras de fe. John Gray sostiene que el pensamiento utópico, aunque se maquille de racionalismo, marxismo o progresismo siempre tiene sus raíces en la religión y más concretamente, en el cristianismo. La teoría que sostenía en uno de sus anteriores libros, Perros de paja, también publicado por Paidós, es parecida ya que afirmaba que creencias como el progreso se sustentan en la fe religiosa. Gray critica tanto el fanatismo religioso como el científico. Bajo el ateísmo más radical, según Gray, yace una concepción histórica muy religiosa porque la creencia de que la historia es un proceso con una sola dirección proviene de la visión del mundo cristiana. El filósofo británico dice que una de las ideas más peligrosas para la humanidad es la de la eliminación del mal en el mundo porque casi siempre va unida a la violencia y acaba degenerando en totalitarismos.