Proyecto HAARP: el arma de EEUU que se vincula con las catástrofes naturales de todo el mundo

Es un temido proyecto al que se acusa de ser capaz de provocar terremotos o fuertes lluvias, desarrollado en secreto supuestamente por EE.UU

Con la creciente tensión entre Estados Unidos e Irán tras el asesinato del general iraní, Qasem Soleimani, por parte del ejército americano, muchas personas y amantes de la conspiración de todo el mundo han comenzado a elaborar teorías que tratan de relacionar esta tensión militar y política con las distintas catástrofes naturales que están sucediéndose en todo el mundo.

Tanto es así, que el hashtag #HAARP fue trending topic en Twitter. Allí, muchos usuarios culpaban a este proyecto como el responsable del sismo de 4,9 grados que sacudió a Irán la madrugada del ocho de enero y de la caída de un avión con 176 pasajeros en Teherán. Todo ello como respuesta a los ataques con misiles que sufrieron las bases norteamericanas en Iraq, lanzados por el gobierno iraní en represalia por la muerte de Soleimani.

Pero, ¿qué es este proyecto? Sus siglas responden al nombre de Hight Frecuency Active Auroral Research Program (HAARP), que en castellano tendría una traducción así como “Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia”. Un proyecto del que se especula que nació entre la década de los 80´ y comienzos de los 90´, desarrollado y financiado por la Fuerza Aérea y la Marina de los Estados Unidos, con un gasto aproximado de 250 millones de dolares hasta hace una década.

Situado en una instalación cerca de Alaska, el objetivo principal era estudiar una de las capas de la atmósfera, la ionosfera, para poder desarrollar tecnología que utilice sus propiedades y así mejorar las telecomunicaciones, así como el uso de vigilancia estratégica. El dispositivo principal es un potente radiotransmisor de alta frecuencia que se emplea para modificar las propiedades electromagnéticas en una zona limitada de la ionesfera.

¿Cómo funciona? Resulta algo complejo de entender, pero básicamente son corrientes provocadas artificialmente por antenas que intensifican o dirigen los vientos zonales y de chorro. Los pulsos emitidos estimulan la ionosfera creando ondas que recorren grandes distancias, lo que permite encontrar túneles subterráneos o comunicarse con submarinos sumergidos.

Tal fue la fuerza de esta idea que el parlamento ruso llegó a cuestionar su uso como arma para manipular el clima en distintos lugares del mundo. Acusaron entonces a los americanos de provocar huracanes, tormentas eléctricas, cortes de energía y terremotos, entre otros fenómenos meteorológicos, para su beneficio. Aunque ninguna evidencia ha dejado claro que esto sea efecto del HAARP.

Cuando el pasado tres de enero, el ejército americano mató a Soleimani, el miedo a que estallase una Tercera Guerra Mundial fue el principal tema de conversación en las redes sociales. Así, muchos internautas consideraron que el proyecto HAARP podría ser un elemento clave en la victoria estadounidense, de darse un conflicto bélico a gran escala.

Después de las amenazas y choques entre el país árabe y los americanos fueron ocurriendo de manera progresiva varios fenómenos naturales como incendios forestales en Australia, un terremoto en Puerto Rico, inundaciones en Indonesia, erupción de un volcán en Alaska, caída de un avión ucraniano en Teherán, etc. Todo ello, según teóricos de la conspiración culpa de las antenas colocadas por los americanos.

Ya hace un tiempo, un ex jefe del proyecto OVNI del Ministerio de Defensa declaró que la manipulación atmosférica es posible. Es cierto que no ha podido probarse al 100% la veracidad de este supuesto arma, pero sí que existen vídeos publicados en Youtube que afirman grabar este suceso. Por ejemplo, en el vídeo colgado en la red por un usuario se ve a través de las ventanillas del avión un objeto alargado rodeado de relámpagos.

Es una plataforma marítima, móvil y autónoma con tecnología muy avanzada formando parte del escudo antimisiles. (Esa es la versión oficial). Esta nueva plataforma tiene las mismas aplicaciones que las antenas Haarp, pero mucho más sofisticado, actúa igualmente como Calentador Ionosférico

No obstante, utilizar a favor las condiciones meteorológicos no es algo nuevo. Ya se usó en la Guerra de Vietnam con la conocida Operación Popeye, en la que el ejército estadounidense buscó empantanar las rutas de suministro del Viet Cong.

Texto: L. Bustamante