Mejores lecciones de Padre Rico, Padre Pobre. Un libro de Robert Kiyosaki

Todos los sábados en la mañana aparecía en la televisión el mismo info-comercial (infomercial) de este caballero asiatico que explicaba que tu casa no era un activo, sino que un pasivo.

Al ver eso por primera vez, me sorprendí muchísimo, siempre había pensado que mi casa era un activo porque cada año se apreciaba con respecto al precio que la había comprado.

Esta persona era Robert Kiyosaki, uno de los autores de finanzas personales que se conviritó en uno de los mas influyentes de las primeras dos décadas del siglo XXI.

Su libro Padre Rico, Padre Pobre vino a cambiar todo lo que yo pensaba sobre el dinero y es al día de hoy una de las mayores inspiraciones que tuve para comenzar mi vida como emprendedor.

Las lecciones que se pueden extraviar de este libro son muchas y muy variadas, pero en este articulo voy a compartir las 5 mejores

  • 1. No debes trabajar por Dinero (los ricos no lo hacen).

Así es, no debes trabajar por dinero, debes hacer que el dinero trabaje para ti por medio de empresas e inversiones que ponen dinero en tu bolsillo.

Nadie se ha hecho rico trabajando duro, los ricos se han convertido en millonarios porque han usado el poder del apalancamiento poniendo su dinero en inversiones o empresas que generen más dinero.

  • 2. Ser pobre es un estado mental.

Las personas pobres lo son porque piensan en pobreza, piensan que no pueden lograr sus metas y que siempre van a estar sumidos en esa situación. Lo pobres se enfocan en aquello que no quieren y que les produce miedo.

Finalmente es ese miedo a lo desconocido lo que termina evitando que salgan de su situación o que sí tratan de salir de la pobreza fallen porque nunca pensaron sinceramente que podrían salir de su mala situación.

Kiyosaki en su libró enseña que a diferencia de eso, los ricos se enfocan en aquello que quieren, se enfocan en crear negocios exitosos, se enfocan en conquistar sus miedos y dificultades y finalmente lo consiguen.

Si hay alguna lección que debes aprender para mejorar tu situación es esta.

Nada mejorará tu situación financiera más rápido que comenzar a cambiar tu estado mental.

  • 3. No trabajes por dinero, trabaja para aprender.

Cuántas veces has visto la actitud en algunas personas que dicen, si no me pagan no muevo un dedo.

La verdad es que siempre es necesario recibir una remuneración adecuada por lo que haces, pero si vas a comenzar un negocio, tienes que entender que vas a tener que trabajar sin recibir dinero por un tiempo.

Si además de eso, quieres aprender pero no tienes la experiencia, el trabajar gratis para otra persona que pueda ser tu mentor, te sería mucho mas provechoso que trabajar en un lugar en donde recibes un sueldo pero no aprendes una habilidad que te produzca ingresos.

  • 4. Los negocios son un deporte de equipo.

Nadie, ni el más sabio de todas las personas es capaz de tener todas las respuestas, por esto es importante asesorarse apropiadamente.

Los ricos no hacen todo ellos, de hecho los ricos se dedican a tomar decisiones con informaciones que otras personas muy inteligentes les entregan.

Si quieres ser exitoso en los negocios debes asesorarte apropiadamente.

  • 5. Si no tienes inteligencia financiera, el dinero se te irá entre los dedos.

Existen muchísimos ejemplos de personas que han ganado la lotería y al poco tiempo han perdido todo lo que habían ganado de un día para otro.

También hemos visto atletas famosos que una vez que se retiran, pierden todo lo que habían acumulado mientras estaban recibiendo ingresos.

¿Te has preguntado porque pasa eso?

Porque las personas no estaban preparadas para manejar ese dinero porque no tenían inteligencia financiera.

La inteligencia financiera significa aprender a ahorrar, aprender a invertir y aprender a vivir de una manera frugal.

Saber diferenciar entre una inversión y un gasto.

Si estás interesado en aprender más sobre este tema, te invito que entres en este desafío de 15 días para que puedas comenzar tu negocio online y comiences a cambiar tu mentalidad.

Por Eduardo Esteffan