La pintora británica Jenny Saville, la artista que encuentra la verdad en la carne

A pesar de lo que algunos podrían decir sobre la muerte de la pintura en el arte contemporáneo, este género sigue produciendo artistas de renombre internacional que utilizan este medio clásico para renovar el arte figurativo y superar los límites de la representación. ¡La artista británica Jenny Saville es una gran señal de que la pintura está muy viva! Maestra de la técnica clásica, su representación de los cuerpos es, sin embargo, profundamente moderna y refleja los grandes problemas de nuestro tiempo.

Mientras estudiaba bellas artes en Glasgow, Jenny Saville ganó una beca de 6 meses para estudiar en la Universidad de Cincinnati. Fue su primer encuentro con los Estados Unidos y la vista de mujeres obesas en centros comerciales lo que despertó su fascinación artística por los cuerpos con sobrepeso.

Es difícil de creer, pero Jenny Saville fue una de las artistas expuestas, la única pintora “clásica”, en el escandaloso espectáculo de los jóvenes artistas británicos titulado “Sensation” en la Royal Academy of Art en 1997, junto a Damien Hirst, Jake y Dinos Chapman, Tracey Emin, Chris Ofili y algunos otros.

Cuando Jenny Saville se mudó a Nueva York después del éxito de sus primeros espectáculos en 1994, pasó largas horas observando el trabajo de un cirujano plástico con sede en la ciudad, tomando fotografías mientras se encontraba en cirugías estéticas y liposucciones. En algunas de sus pinturas desnudas más famosas, los cuerpos de las mujeres muestran las líneas que los cirujanos suelen dibujar en los pacientes antes de someterse a una liposucción.

ENG: In spite of what some might still say about the death of painting in contemporary art, this genre undeniably keeps producing internationally renowned artists who use this classic medium to renew figurative art and push the boundaries of representation. British artist Jenny Saville is one big sign that painting is very much alive! A master of the classical technique, her representation of bodies is nonetheless profoundly modern and reflects the big issues of our time.

While she was studying fine art in Glasgow, Jenny Saville won a 6-month scholarship to study at Cincinnati University. It was her first encounter with the United States and the sight of obese women in shopping malls that sparked her artistic fascination for overweight bodies.

It’s hard to believe but Jenny Saville was one of the artists exhibited –the only “classical” painter- at the famous Young British Artists’ scandalous show entitled “Sensation” at the Royal Academy of Art in 1997, next to Damien Hirst, Jake and Dinos Chapman, Tracey Emin, Chris Ofili and some others.

When Jenny Saville moved to New York after the success of her first shows in 1994, she spent long hours observing the work of a plastic surgeon based in the city, taking photographs while standing in on cosmetic surgeries and liposuctions. On some of her most famous nude paintings, women’s bodies show the lines that surgeons typically draw on patient’s before undergoing liposuctions.