Las rocas de Marto están muy vivas

Las imágenes plasmadas en las rocas son integradas de forma que la roca se convierte en la parte interesante de la obra.

Miguel Ángel Martorell (Marto) es un consolidado artista de trayectoria internacional con exposiciones en los Países Bajos, Italia, Francia y Alemania, al que seguimos desde hace mucho tiempo. Nos lo encontramos y charlamos un poco con él sobre su trayectoria artística y de sus proyectos más actuales.

¿Cuéntanos? ¿Cómo empezó todo? La verdad es que empecé muy pronto. Gané un par de premios de pequeño construyendo castillos de arena, pero mis primeros “pinitos artísticos” fueron con pinturas al oleo de paisajes de Mallorca, cuando apenas tenía 6 años. Al finalizar mis estudios en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos en el año 1985, empecé con diseño gráfico y técnicas de aerografía, arte figurativo y el hiperrealismo. También trabajé investigando diferentes aéreas creativas como montajes ambientales para clubs nocturnos, creando espacios escénicos para teatros, utilizando soportes a modo de instalaciones.

¿Ganaste el Premio Ciutat de Palma de Pintura? ¿Te ayudó en algo? Al ganar el Premio Ciutat de Palma de Pintura, me sirvió como trampolín para dedicarme al mundo del arte contemporáneo, con una visión artística y con intervenciones y algún que otro performance.

Es un reto muy interesante cuando decides experimentar técnicas de pintura a base de materias y texturas en combinación con la fotografía …Estoy totalmente de acuerdo contigo ya que esta intervención me permite desarrollar unas técnicas con distintos soportes donde hay una fusión totalmente equilibrada. Las esculturas siempre han sido una búsqueda permanente de materiales diversos y diferentes técnicas donde permanezco en constante investigación.

¿Por qué te atrae tanto la piedra como material base en tu obra actual? Las piedras ya aparecieron en algunas de mis obras en los años 80 y 90, esculturas con hierro y pinturas de técnica mixta con fotografía. Luego pasaron en segundo plano y quedaron en el olvido hasta su rescate hace unos tres años aproximadamente. Paseando por mar y montaña siempre observé las piedras, de pequeño formato en distintas formas y tamaños que me parecían sugerentes. Comencé probando de integrar fotografías como flores, rosas -stone roses- ojos, algunas de ojos personalizados -stone eyes- entre otras… Teniendo como herramienta el soporte digital me permitió utilizarlo en piedras de mayor tamaño o rocas de gran volumen y peso, lo cual tiene inconvenientes como son el transporte y su manipulación. Algunas de las rocas superan las 5 toneladas y alcanzan tamaños de más de tres metros, en algunos casos. Las imágenes plasmadas en las rocas son integradas de forma que la roca se convierte en la parte interesante de la obra. Es como un lienzo, sea por su textura, volumen y su propio peso, y no es un material convencional. La roca se transforma en algo totalmente noble, pura poesía. Se vuelve frágil por el contenido de la fotografía, manteniendo la propia forma y todas sus imperfecciones. Un lienzo es una superficie lisa, una roca no.

¿Simboliza algo en concreto la piedra? La piedra no tiene porqué simbolizar nada en concreto, lo que le da significado es el conjunto con la imagen plasmada, es la que la convierte en una obra de arte. Cuando se trabaja en rocas de gran tonelaje hace que la roca tenga todo el protagonismo, respetando todas sus formas existenciales y su textura. La búsqueda de una piedra es parte fundamental para concretar una obra, sea por su forma, su estructura, su volumen..

¿Por qué utilizas el cuerpo femenino para promocionar tu arte? ¿No te parece que esta línea de promoción ya está un poco pasada de moda? Utilizo el cuerpo femenino porqué me importa por su fragilidad, su belleza y contrasta con la dureza de la piedra. Es algo simbólico y no creo que la imagen femenina esté pasada. En algunas imágenes las utilizo de forma metafórica y con cierta provocación, no tiene porqué ser una línea de promoción, es así de simple y punto.

¿Qué te hace feliz? El poder disfrutar del día a día con lo que tengo y lo que me toca. La felicidad es un estado de ánimo que hay que disfrutarlo en cada momento, en cada instante. Un buen orgasmo es una satisfacción de placer que ayuda a mantenerte feliz. La felicidad no se encuentra, se construye, no es un estado emocional concreto, es una forma de vida.

¿Qué es lo que tiene menos importancia en tú día a día? La rutina. Me niego a estar con personas aburridas. Sí que es verdad que el aburrimiento de las ostras produce perlas. Gente tóxica, cuanto más lejos mejor..

Cuéntanos tus planes futuros… Una exposición en el Paseo Marítimo de Cala Rajada; STONE PRJCT. Además tengo varios proyectos que estoy desarrollando con rocas de grandes proporciones y que voy a desvelar en un futuro no muy lejano. Las rocas están vivas.