El mural sonoro sobre la cultura china que Albert Pinya ha realizado en Naves Matadero Madrid

Albert Pinya (Premio AECA ARCOMadrid 2014, Medalla de honor del Premio BMW de Pintura 2016) es un artista mallorquín que está presente en exposiciones en Milán, Barcelona, Pekín o Lisboa. Su trabajo parte de una ingenuidad intencionada e irónica que consigue desmantelar las estructuras perversas de la realidad. Aplica los códigos de la cultura popular, del cómic y la ilustración a un estilo absolutamente identificable cuya meditada estética esconde un tratamiento preciso de los temas que explora. Artista difícil de clasificar. Actualmente, su trabajo se encuentra en pleno proceso de mutación y expansión.

Pinyin Exercise es un mural e instalación sonora en el que colaboran miembros de la comunidad china de Madrid, a través del universo imaginario del muralista mallorquín Albert Pinya. Este proyecto nace tras una residencia artística que realizó en China donde pudo trabajar e interactuar con artistas chinos contemporáneos. Así surge su interés por investigar sobre la palabra hablada y escrita, sobre el carácter gráfico de la escritura china y su estética. El pinyin es la transcripción fonética de la escritura china, un sistema ideado a mediados del pasado siglo para poder leer cómo se pronuncian los caracteres chinos. Leer pinyin no supone saber lo que significan los caracteres de la escritura china, solo cómo suenan. Pero para Pinya representa un ejercicio de comunicación y comprensión hacia una cultura tan desconocida como es la china.

Durante su residencia en Naves Matadero, Pinya junto con la comisaria y sinóloga Susana Sanz ha seleccionado una serie de fragmentos del mítico texto del pintor chino Shitao. Discurso acerca de la pintura por el monje Calabaza Amarga, que son recitados en chino por un grupo de personas de origen chino residentes en Madrid. Creando una especie de paisaje sonoro sobre el que Albert Pinya representará una selección de los caracteres chinos que componen este texto.

“Esta pieza pondrá de manifiesto la naturaleza visual de la escritura china, convirtiéndola en un personaje en sí mismo, con el objetivo de enfrentar al espectador a la experiencia física del lenguaje. Pinyin Exercise muestra la necesidad de comunicarnos y entendernos en las relaciones directas e interpersonales, pese a la ausencia de una traducción perfecta en un momento confuso e incierto”, explica el artista.

El proyecto cuenta con comisariado y coordinación de Susana Sanz, y con la colaboración de dj Nobisaki en la posproducción de audio.

El mural sonoro se inaugura el día 22 de noviembre de 2019 en Nave 10 de Naves Matadero y podrá visitarse hasta marzo de 2020.