“No hace falta ir lejos a buscar rarezas, todo está ahí ante tus narices o en el suelo bajo tus pies.” Jean Dubuffet

Jean Dubuffet ( 1901-1985) es uno de los artistas más significativos de la segunda mitad del siglo XX. Huyó de tradiciones, renunció a las técnicas y materiales hasta entonces empleados y eligió la espontaneidad. Quiso un arte libre de preocupaciones intelectuales, donde el instinto prevaleciera sobre la razón con figuras elementales, pueriles y, a menudo, crueles que recordaban a las de los niños, los criminales o los dementes. Su primera exposición fue en París, en 1944. Entonces presentó cuadros de imágenes simples y primitivas con gruesos empastes que la crítica calificó de “arte bruto” por su crudeza y agresividad. Eran óleos en los que mezclaba la arena con el alquitrán, la paja, el barro e incluso con detritus orgánicos.
En abril de 1950, el artista francés Jean Dubuffet se embarcó en una serie de pinturas tituladas Corps de dames o “cuerpos de damas”. La distorsión del cuerpo femenino en estas pinturas, que parecía estar aplastada por una apisonadora con partes sexuales descubiertas, ha llevado a algunos comentaristas a comparar el trabajo de Dubuffet con la serie contemporánea de pinturas de mujeres del pintor holandés-estadounidense Willem de Kooning. Sin embargo, la grotescidad de las imágenes de Dubuffet a menudo es contrarrestada por la sonrisa despreocupada de las figuras. Además, los marcados paralelismos entre los cuerpos de las mujeres y el paisaje natural pueden considerarse como una celebración de la fertilidad de las mujeres. El escritor y amigo cercano del artista, Georges Limbour, escribió en 1958, “el famoso “Cuerpo de damas” parecía monstruoso para aquellos que querían reducirlo a lo que solo eran en parte – mujeres. La textura de estos cuerpos muestra claramente que no son grandes trozos de carne, sino limos terrestres, la sustancia de las montañas y los páramos” (Jean Dubuffet: Paintings 1943-1957, catálogo de la exposición, Arthur Tooth and Sons, Londres 1958, sin páginas) .

© Jean Dubuffet
© Jean Dubuffet

El árbol de los fluidos se expuso por primera vez en la Galería Pierre Matisse, Nueva York, en 1952. En el texto en el catálogo “Tablas de paisajes, Paisajes de la mente, Piedras de la filosofía” (reimpreso en Selz, pp. 63-72), Dubuffet describió cómo, utilizando óxido de zinc y un barniz ‘magro pero viscoso’, había desarrollado una pasta especial que repelía la pintura al aceite y creaba efectos fantásticos e impredecibles: Esta pasta, aún fresca, repele el aceite, y los esmaltes que se aplican en ella se organizan en ramificaciones enigmáticas. Gradualmente, a medida que se seca, su resistencia a las salsas de color graso se debilita, y las ensambla de manera diferente. Su comportamiento cambia cada quince minutos. Estos hechos bifurcados, arboles por los que vi iluminadas a mis figuras, me transportaron a un mundo invisible de fluidos que circulaban en los cuerpos y alrededor de ellos, y me revelaron todo un teatro activo de hechos, que realizo, estoy seguro, en algún nivel de vida.

© Jean Dubuffet


En el mismo pasaje, Dubuffet mencionó “El árbol de los fluidos” como un excelente ejemplo de la aplicación de su nueva técnica al cuerpo femenino, un tema que había dominado su trabajo durante el año anterior y más. Al explicar por qué se había interesado en este género, escribió: El cuerpo femenino, de todos los objetos en el mundo, es el que ha estado asociado durante mucho tiempo con una noción de belleza muy especiosa (heredada de los griegos y cultivada por las portadas de revistas); ahora me complace protestar contra esta estética, que me parece miserable y deprimente. Seguramente busco una belleza, pero no esa. La belleza a la que aspiro necesita poco para aparecer, increíblemente poco. Cualquier lugar, el más pobre, es lo suficientemente bueno para ello. Me gustaría que la gente vea mi trabajo como una empresa para la rehabilitación de valores desdeñados y, en cualquier caso, no se equivoque, una obra de ferviente celebración.

© Jean Dubuffet
© Jean Dubuffet
© Jean Dubuffet

ENG: In April 1950 the French artist Jean Dubuffet embarked on a series of paintings entitled Corps de dames or ‘ladies’ bodies’. The distortion of the female body in these paintings – it appeared as if flattened by a steamroller, with sexual parts laid bare – has led some commentators to compare Dubuffet’s work to the contemporaneous series of Woman paintings by the Dutch-American painter Willem de Kooning. However, the grotesqueness of Dubuffet’s images is often countered by the smiling insouciance of the figures. Furthermore, the marked parallels between the women’s bodies and the natural landscape can be seen as celebratory of women’s fertility. The writer and close friend of the artist, Georges Limbour, wrote in 1958, ‘the famous Corps de Dames seemed monstrous to those who wanted to reduce them to what they were only in part – women. The texture of these bodies shows clearly that they are not big hunks of flesh, but rather terrestial slime, the substance of mountains and moors’ (Jean Dubuffet: Paintings 1943-1957, exhibition catalogue, Arthur Tooth and Sons, London 1958, unpaginated).

© Jean Dubuffet
© Jean Dubuffet


The Tree of Fluids was first exhibited at the Pierre Matisse Gallery, New York, in 1952. In the catalogue text ‘Landscape Tables, Landscapes of the Mind, Stones of Philosophy’ (reprinted in Selz, pp.63-72), Dubuffet described how, using zinc oxide and a ‘lean but viscous’ varnish, he had developed a special paste which repelled oil paint and created fantastic and unpredictable effects: This paste, while still fresh, repels the oil, and the glazes one applies on it organise themselves into enigmatic branchings. Gradually, as it dries, its resistance to the fat coloured sauces weakens, and it assembles them differently. Its behaviour changes every fifteen minutes These branched facts, running trees, by which I saw my figures illuminated, have transported me into an invisible world of fluids circulating in the bodies and around them, and have revealed to me a whole active theatre of facts, which perform, I am certain, at some level of life.

© Jean Dubuffet


In the same passage Dubuffet mentioned The Tree of Fluids as a prime example of the application of his new technique to the female body, a subject which had dominated his work for the previous year and more. Explaining why he had become interested in this genre, he wrote: the female body, of all the objects in the world, is the one that has long been associated (for Occidentals) with a very specious notion of beauty (inherited from the Greeks and cultivated by the magazine covers); now it pleases me to protest against this aesthetics, which I find miserable and most depressing. Surely I aim for a beauty, but not that one The beauty for which I aim needs little to appear – unbelievably little. Any place – the most destitute – is good enough for it. I would like people to look at my work as an enterprise for the rehabilitation of scorned values, and, in any case, make no mistake, a work of ardent celebration.

© Jean Dubuffet
© Jean Dubuffet
© Jean Dubuffet