La fiebre del ramen en Palma | Tres restaurantes donde se come el ‘cocido japonés’ que causa furor

¿Has probado ya el ramen? ¿Conoces sus ingredientes, cómo se cocina y cómo tomarlo como un auténtico japonés? Te damos las direcciones de los ‘ramen bar’ de moda en Palma donde la elaboración de esta sopa de fideos es todo un ritual. Cada ramen es diferente porque cada chef lo ha adaptado a su universo local. Quédate con su nombre porque la ‘ramenmanía’ no ha hecho más que empezar.

Ramen Otaku
Volta de la Mercè, 2. Palma

Es el primer y único restaurante dedicado al ramen en la isla. En su carta hay una variedad de entrantes como gyozas, wakame, edamame, etc.. Tiene varios tipos de ramen, de caldo ligero o caldo espeso, con caldo de pollo o cerdo. Incluso tienen una opción vegana, con un caldo de tomate seco y seta shiitake. Comida auténtica, fresca, hecha con amor y pasión a un precio asequible.

Daruma
Costa de la Pols, 9. Palma

Es uno de los máximos referentes para los amantes de la cocina asiática fusión de Palma. Son gente que arriesga,que busca ir más allá y ofrecen combinaciones que pueden sonar excéntricas pero que resultan adictivas. En este popular restaurante tienes la posibilidad de degustar los mejores platos de la cocina japonesa, un lugar con encanto ubicado en el centro de Palma. Aquí puedes elegir unos Udón Soba (fideos más gruesos) o el ramen Yaki Soba, ambos salteados al wok con langostinos, pollo y vegetales

Kurobota
Plaza del Progreso, 9. Palma

Es un local diferente,“misterioso”, donde han sabido plasmar el halo secreto y singular de las Izakayas japonesas, pero con un estilo propio mucho más moderno y cosmopolita. Cuando uno lo ve por primera vez desde el exterior, no imagina con qué se va a encontrar. Sin embargo, al entrar y ver su carta, el misterio inicial da paso a una estupenda sorpresa. Y aquí es donde sirven otro de lo los mejores ramen de la isla: un potente caldo hecho con buey, servido con huevo a 63º, setas de diferentes tipos y fideos caseros. La simplicidad de sus paredes y techos de madera sin tratar y el ambiente informal que mezcla mesas bajas y altas con taburetes, permiten que la barra y el trabajo del barman sean los protagonistas del lugar.