Katie Eleanor | Si quieres contar una historia, crea una que te consuma

Capturar una historia a través de la lente es una hazaña fácil de dominar por el fotógrafo. Cualquiera puede contar una historia, pero no todos pueden inventar la suya. La artista e ilustradora inglesa Katie Eleanor escribe sus propias historias de fantasía y color con su cámara. A diferencia de la mayoría, Katie es, en primer lugar, una narradora de historias muy influenciada por el estilo pictorialista, ella teje su propio mundo ficticio inspirada en la literatura, el arte del traje, el rendimiento y la ilustración victoriana. Su trabajo es soñador, poético y lleno de emociones indescriptibles. Como una creadora versátil, se ve obligada a usar sus habilidades para realizar arte maravilloso, optando por la complejidad del cine sobre la gratificación instantánea y la comodidad de lo digital. Además, al usar pelucas, maquillaje blanco y velos de gasa, las figuras se asemejan a monarcas del siglo XIX suspendidos en estados privados de ensueño y desesperación; en otra parte, las figuras desnudas se arrastran en hoja caídas y besan un cuervo demostrando su intimidad con la muerte. Estos personajes lamentables, apasionados y misteriosos permiten a Eleanor explorar sus “estados actuales de ser”, algo de sí misma que no entiende completamente, le sirven como una poderosa forma de terapia.

Su “Saint Wanderer’s Hospital” es un esfuerzo subconsciente e instintivo para liberar sutilmente su cuerpo. Uno de sus personajes, “Bluebird”, es su autorretrato. Katie continúa creando más elementos para sus futuros cuentos fotográficos. Pienso que el narrador de historias es la raíz general de mi propósito, reflexiona, soy ilustradora del tronco y fotógrafa en las ramas. Solo creo que mi árbol es increíblemente joven, y el viaje que veo ante mí es insondable, por lo que puede ser bueno, así que debo intentarlo. Si quieres contar una historia, crea una que te consuma.

“Saint Wanderer’s Hospital”

Entre fotógrafa, artista y narradora de historias, ¿cuál te identifica más? ¿cuál crees que es tu rol como humano en el mundo? Me identifico con el fotógrafo con él quien los demás me suelen identificar, pero realmente tengo un odio subyacente desconocido a la palabra. El artista se adapta a mí en un espectro más amplio, y mis instintos como narradora de historias me hacen infantil. No me siento digna de ninguno de los dos roles, pero me esfuerzo por lograrlo todos los días. No estoy realmente segura de lo que soy, pero lo que será será. Este camino creativo, donde sea que vaya, (aunque no me lleva a ningún lugar), es mi propósito. Este es el viaje que debo emprender, este es el método en el que crezco y comparto con el mundo. Mi piel se estremece cuando pienso qué es lo correcto para mí.


Los personajes en tus fotografías son todos de fantasía, y como has dicho, estas imágenes son narrativas de ficción. ¿Puedes contar algo sobre tus personajes / sujetos? ¿Cómo son? Ahí está Bluebird, ella es yo, y hay algunos con huesos rotos y otros con corazones rotos. Hay un hombre que está hecho de aceite y plumas, y una criatura cuyas uñas crecen en las venas de la tierra. Son facetas desglosadas de un espíritu más grande. Tienen problemas, al igual que nosotros, y amantes como nosotros. Yo no los controlo; Sólo los presencio. A menudo ni siquiera me ven.

Bluebird

El pictorialismo es un movimiento que me apasiona, y que coincide orgánicamente con muchos de mis pensamientos sobre la fotografía. Los escritos de Henry Peach Robinson, en particular, me ayudaron a entender muchos de los pensamientos desordenados e instintivos que tengo sobre la creación. Por ejemplo, la “unidad” es una imagen exitosa que se define como la expresión igual como “la armonía de la mente divina se representa en la creación … una cualidad más fácil de sentir que de describir”. Además, ” la visión artística no viene de la naturaleza, sino que es un sentimiento cultivado” es una cita que actúa como fertilizante en mi pequeño pero creciente huerto de pensamiento creativo.


Sofía: mi musa. Su increíble inteligencia, pensamiento artístico y su feroz espíritu de amor me inspira todos los días. Ella es una manifestación de mi “mejor yo”, y parece provenir directamente de los mundos en los que tienen lugar mis historias. Tener el honor de poder experimentar el mundo con ella, y como una extensión poder fotografiarla (aunque solo ha sido un puñado de veces hasta ahora), es algo por lo que estoy muy agradecida.
Nicholas: mi mejor amigo y mentor, mi girasol, mi cuervo y mi ángel de halo. Tengo tanta suerte de tener un socio creativo que es interminable, es humilde y trabaja duro. Me muestra la paz cuando solo siento ardor. Trabajamos y reímos juntos, bailamos y creamos. Me hace querer ser mejor artista y humano cada día, y lo adoro con todo mi corazón.

ENG: I estimate storyteller is the overall root of my purpose, illustrator the trunk, and photographer the branches. I do solely believe my tree is incredibly young, and the journey I see before me is unfathomable but truly it is all I can be good for so I must try.
If you want to tell a story, create one that consumes you.

Between being a photographer, artist and storyteller, which do you identify yourself the most? And with the identity you most prefer, what do you think is your role as a human in the world? I identify with photographer as its how others usually identify me, but really I have an unknown underlying hatred of the word. Artist suits me on a wider spectrum, and my instincts on storyteller make me doe-eyed and childlike. I do not feel worthy of either role, but I strive towards them everyday. I am not really sure what I am, but what will be will be. Capturing a story through the lens is an easily mastered feat for the photographer. Anyone can tell a story, but not everyone can make up their own. English artist and illustrator Katie Eleanor writes her own stories of fantasy and color with her camera.
Unlike the most, Katie is firstly a storyteller among her other personas as illustrator and photographer. Highly influenced with the Pictorialist style, she weaves her own fictional world with an analogue camera. Her photographs as a collective is a work of unique imagination and gothic fantasy.


As a versatile creative, she is compelled to use her skills for marvelous efforts in artistry opting the intricacy of film over the instant gratification and comfort of digital.
Moreover, Katie prefers to hand-color her images, as it gives her more control on the aesthetics of her photography.
Most of Katie’s photographs are literary visuals of her state of being. Her “Saint Wanderer’s Hospital” is a subconscious, instinctive effort to subtly free her skeletons. One of her characters, “Bluebird”, is her self-portrait. Katie continues to formulate more elements for her future photographic tales.
This creative path, wherever it may go, (even if that is no where at all), is my purpose I believe. It may not amount to anything, but really it feels set into my bones. This is the journey I am meant to take, this is the method in which I grow and share with the world. My skin tingles when I think about how right it is for me.

Bluebird

The characters in your photographs are all fantasy-like, and as you’ve said, these images are fictional narratives. Can you tell something about your characters/subjects? What are they like? There is Bluebird, she is myself, and there are some with broken bones and some with broken hearts. There is a man who is made from oil and feathers, and a creature whose nails grow into the veins of the earth. They are broken down facets of a larger spirit. They have woes, just as we do, and lovers just as we do. I do not control them; I only witness them. They often never even see me looking.
Pictorialism, always it is a movement that enthralls me, and one that organically matches many of my thoughts on photography. Pioneering Pictorialist, Henry Peach Robinson’s writings in particular I found helped ground and make sense of many of the messy, instinctive, thoughts I have about creating. For instance, ‘unity’ in a successful image being defined as expressing ‘the harmony of the Divine mind as rendered in creation… a quality more easy to feel than describe’. Furthermore that ‘the faculty of artistic sight does not come by nature, but that it is a cultivated sense’ is a quote that acts as fertilizer on my small but growing orchard of creative thought.

Anuncios