Las burbujas de Alella

Parxet, es sin duda la bodega más importante de la pequeña DO Alella, (norte de la provincia de Barcelona). Una firma con dos caras diferentes, con una bodega en el municipio de Tiana donde envejecen sus famosos cavas, y otra en la localidad vecina de Santa María de Martorelles, en la que además de la elaboración de este espumoso se produce el vino blanco Marqués de Alella.

La historia de Parxet se inicia en el siglo XVIII, cuando la familia Suñol adquiere la finca Mas Parxet en Tiana, comenzando en ella la elaboración vinícola, pero no será hasta 1918 cuando el nombre de esta bodega comience a relacionarse con la creación de cavas. Ese año, los propietarios de Parxet decidieron orientar su producción hacia un tipo de elaboraciones novedosas que comenzaban a ponerse de moda en la zona del Penedès (Barcelona): vinos espumosos con el sistema francés conocido como ‘champennoise’ o ‘tradicional’, por entonces denominados champán español y que más tarde recibirían el nombre de cava. Así, después de viajar a Francia para aprender los secretos de elaboración del famoso champán, la familia Suñol inicia la excavación en su finca de Tiana de una nave subterránea para el envejecimiento de sus nuevos espumosos, y en 1920 lanza al mercado sus primeras botellas de cava con la marca Montalegre. Poco después ésta desaparecería para dar paso a la etiqueta Parxet, con la que hoy se continúan comercializando los cavas de la firma. En poco tiempo, Parxet se convertiría en una de las principales casas elaboradoras de este espumoso español. De hecho fue una de las primeras firmas en comercializar un Brut Nature (tipo de cava que no contiene azúcares) en el año 1965. Y a mediados de los ochenta Parxet se fusiona con otra de las bodegas más importantes de Alella: Alta Alella, situada en el municipio de Santa María de Martorelles.

Dirigida por el aristócrata Juan Peláez y Fabra e Ismael Manaut, Alta Alella había consagrado su producción a la elaboración de vino blanco que lanzó al mercado en 1981 con la marca Marqués de Alella, confiando desde el principio la comercialización de éste a Parxet. En 1985 ambas bodegas dan un paso más y se fusionan. Nace así Parxet, SA, la firma más importante de la DO Alella, con una doble cara: en Santa María de Martorelles, la bodega con modernas instalaciones de estilo californiano, de líneas puras y sencillas, y rodeada de su propio viñedo, en la que se elaboran los vinos base de los cavas y el blanco Marqués de Alella; y en Tiana, el edificio modernista Mas Parxet, donde se realiza el envejecimiento en botella de los cavas en naves subterráneas. Desde el principio, Parxet elaboró a partir de la uva característica de Alella, la pansa blanca, una variedad no tradicional en los ingredientes del cava catalán pero que otorga gran personalidad a sus espumosos. Además de pansa blanca, la bodega cultiva en sus 200 hectáreas de viñedo las variedades parellada, macabeo, chardonnay y pinot noir, uvas todas ellas que desarrollan un carácter especial debido a los peculiares suelos de sílice. En los viñedos de Parxet todo el proceso de cultivo, hasta la fecha de vendimia, corre a cargo del responsable técnico de la bodega, Josep María Pujol-Busquet, bajo cuya supervisión se elaboran los cavas que actualmente comercializa: 83 Aniversario, Titiana, Gran Reserva Maximum, Pinot Noir Brut, Cuvée Dessert, Brut Nature, Brut Reserva, Brut y Reserva Semi. Parxet, pone en el mercado una producción anual media de 1.500.000 litros, de la que un 15% va al mercado internacional.

Parxet Brut Nature DO Cava

Paradigma de lo que debe ser un buen Brut Nature: seco, fresco y vivaz, con un carbónico refrescante y con gran presencia de fruta. Un valor seguro, cava con el que siempre acertaremos y no nos defraudará. En cata presenta un hermoso color amarillo pajizo pálido con irisaciones verdosas, cristalino y luminoso. Rosario continuo, de burbuja fina y persistente en la corona. En la fase aromática se muestra netamente frutal: notas cítricas -cáscara de lima-, recuerdos herbáceos y notas de fruta blanca -manzana verde-. En la fase gustativa destaca por su frescura y gran equilibrio, el carbónico perfectamente integrado.

 
Anuncios