Mow | “No huimos de etiquetas, hacemos lo que más nos gusta”

La inquietud y el talento de Gabriela Casero pillan a muchos con el pie cambiado. Su propuesta posee trazos poco habituales de electrónica de salón, folk de autor y una voz sensible que muestra tanto como esconde. Gabriela comenzó haciendo música al calor de su guitarra para comenzar pronto a explorar otros caminos, los que le llevarían eventualmente al proyecto de MOW, que cuenta con la base rítmica de los canarios Solo Astra.

Apenas unos cuantos singles en el mercado, recogidos en “Wom” (Subterfuge, 2017), han sido suficientes para prender una mecha. De su sonido y voz se desprende una sensibilidad y una delicadeza que empiezan a definir una sonoridad marca de la casa. Si además sumamos una puesta en escena de lo más atrayente, nos hace presagiar una formación que nos va a hacer disfrutar mucho.

2018 les ha visto lanzar el single de “Lizard Party” para el corto “Europa II” y les verá actuar de nuevo en Sónar, pero tienen más sorpresas preparadas. Hablamos con Gabriela para que nos cuente los orígenes de MOW, sus referencias o incluso su manera de componer.

¿Nos puedes contar un poco como surge MOW y cómo ha sido vuestro trayecto hasta aquí musicalmente hablando? 

Mow ya existía antes de ser como es ahora, yo tocaba con un amigo de la carrera de Filosofía, al principio todo bastante acústico, al tiempo empezamos a hacer cosas con beats, sintes…justo en ese momento él se marchó a vivir a otro país. Entonces fue cuando los chicos de Sólo Astra me propusieron crear un grupo con ellos. Conservamos el nombre de Mow y empezamos a tocar los mismos temas que siempre he tocado pero esta vez con los medios para hacer algo más electrónico, pero manteniendo algunos sonidos como guitarras o batería natural.

 

¿Cómo surgió la colaboración con Solo Astra que se convertiría finalmente en parte del proyecto y de la banda?

Dani, al que conozco desde hace unos ocho años y que es el batería de Sólo Astra, ya había tocado conmigo antes en un grupo bastante absurdo en el que él tocaba el bajo, (nunca hicimos un concierto ni nada de eso, era más bien por entretenernos).

Supongo que él fue el nexo para que el resto del grupo supiera de mi existencia. Al enterarse de que me había quedado sin grupo pensaron que podía ser interesante crear uno entre todos, me preguntaron si quería ser telonera en un concierto suyo y entonces me propusieron tocar juntos. Fue una emboscada y tuve que decir que sí.

¿Qué cosas te llaman más la atención, ya sea musicalmente hablando (artistas, estilos) u otras formas de arte que puedas considerar una referencia?

Creo que no tengo ninguna referencia artística fuera de lo musical que tenga repercusión en Mow, al menos conscientemente. Dentro de la música me cuesta hablar de referentes que tengan mucho que ver con el resultado final de lo que hacemos. En parte porque mis referencias son más canciones en concreto que artistas, y en parte porque los chicos también tendrán sus referencias que acaban afectando a lo que yo hago.

La composición original, tal y como yo la hago, tiene influencias de Mitski, Sucré, Angel Olsen, Laura Marling (al principio)… Pero cuando vamos al estudio a grabar o empezamos a tocarla todos juntos la cosa se vuelve más abstracta. Me gusta mucho escuchar canciones acústicas de las que alguien ha hecho un remix,  si tuviera que decir nombres más concretos de gente quizás Lorde, Lana del Rey, Sylvan Esso, Purity Ring. La realidad es que para cada canción busco unas diez canciones de referencia de distinta procedencia a los que se suman las ideas de los demás.

nulll

¿Cómo es el proceso de composición? ¿Tienes un modus operandi concreto con cada tema o surge en cada momento?

Me suele pasar que cuando escucho música una frase me llama la atención y me entran ganas de hablar de eso y empiezo a escribir una letra que mezcla un poco la realidad de mis historias con la historia de esa canción. Así acabo con bastantes más letras que composiciones de guitarra (porque compongo casi siempre con la guitarra). Hay veces que me empeño en sacar una guitarra para una letra que  me gusta especialmente, y hay otras veces que estoy tocando y decido que tal letra quedaría bien con lo que estoy tocando. Simplemente me pongo a cantar por encima mientras leo la letra hasta que lo que sale no me disgusta, cosa que es inusual.

El proceso para llegar a la canción tal y como se publica ocurre más en el estudio que en el propio local de ensayo. Llegamos ahí con mis tres mil canciones de referencia y empezamos a probar cosas entre todos, mi misión ahí es la de ser un filtro básicamente.

 

Has trabajado con Brian Hunt en la producción, ¿Cómo surge esta colaboración? ¿Cómo es de importante la labor de un productor, en este caso con el bagaje con el que cuenta Brian?

Nos conocimos en una fiesta en la que me oyó tocar algunas canciones y me propuso grabar con él, en dos días grabamos las tres primeras canciones del grupo, “Grasiah”, “Come As You Care” y “Pan”.  En el estudio Brian es como uno más del grupo con la diferencia de que es el que puede probar cosas sin preguntar a nadie.  Aporta sus ideas también que para Mow suelen tener algo que ver con un sidechain o reverse.

 

Es difícil encontrar un referente claro en España con quien intentar “casaros” a la hora de encontrar un paralelismo musical, al final ¿se intenta hacer música propia y huir de etiquetas?

No hay un intento explícito de huir de etiquetas, simplemente hacemos lo que nos gusta lo mejor que podemos.

 

De hecho es un sonido más cercano a propuestas globales/internacionales que locales, ¿Cuesta eso que dicen de ser profeta en tu tierra o es una ventaja tener un estilo más original?

Estamos teniendo muy buena acogida, siempre hay quien piensa que las canciones estaban mejor en acústico pero por lo general hay mucha gente que aprecia lo que hacemos por lo que supongo que es una ventaja.

Os hemos visto encima de los escenarios y hemos observado cierto sentido hipnótico en el público, viendo por donde discurre cada canción ¿Cómo de importante es el directo para vosotros?

A mi me suele preocupar a la hora de grabar un tema la capacidad que vamos a tener de reproducirlo en directo. Pero es verdad que siempre va a sonar distinto el directo ya sea porque decidimos cambiar un poco y hacer una versión distinta para variar, por los medios, por los coros que en el estudio hago yo y no soy polifónica…  La verdad es que además soy muy muy muy tímida y en directo todavía no me atrevo ni a saludar.

 

¿Notáis que haya alguna escena local por así decirlo, u os sentís parte de alguna escena concreta en Madrid?

En la música en Madrid hay claramente una escena local, sin haber un estilo en concreto de música que tienes que hacer para moverte por ahí. Seguramente si no estuviera estudiando todo el día estaría más metida, los chicos que tienen más tiempo libre tendrán más que decir al respecto. Pero está claro que hay sitios en los que sabes que vas a encontrar a la gente que está metida en bandas y tal.

 

Creo que vuestra música es muy cinematográfica y ahora precisamente habéis presentado un single nuevo “Lizard Party” para la banda sonora del corto “Europa II”. ¿Cómo ha sido esta inmersión en música para un proyecto de cine como este? ¿Estáis a gusto en el marco de bandas sonoras?

En cuanto supimos que Vogue quería que hiciéramos la banda sonora para el corto y lo vimos pensamos que Lizard Party, que la teníamos entre otros temas como pendiente, encajaba muy bien en la idea y lo adaptamos a lo que nos estaban pidiendo. Nos gustó mucho la experiencia, ver nuestra música en un vídeo con esa estética tan guay y tan bien hecho y la repetiríamos encantados.

 

¿Es el preludio de un año de más lanzamientos? ¿Cuales son vuestros planes para este año?

Para este año tenemos la idea de sacar el disco entero, ya tenemos algunas cosas grabadas a punto de terminar y bastantes ideas.

 

 

Anuncios