Sigmar Polke | El Realismo Capitalista, la alquimia y la provocación

Además de ser uno de los artistas más cotizados de la actualidad (algo que, por cierto, a él le habría sentado bastante mal), Sigmar Polke representa la imagen del creador versátil e inconformista. La obra de Polke recorre todos los estilos que están presentes en el arte actual. Desde el realismo, hasta al pop art; desde el movimiento povera, hasta piezas en cuya creación interviene el azar.
Pero lo que hace de Sigmar Polke uno de los artistas más interesantes de las últimas décadas es que nunca se limitó a elegir un solo material o producto (óleo, acrílico, collage…) sobre los soportes que empleaba para sus obras. En su taller, Polke se entregaba a mezclar todo tipo de materiales, pero también a combinar muchos de los ingredientes de la cultura del siglo XX. Como resultado, su obra está llena de matices y de piezas donde la poesía es un ingrediente más, junto con el compromiso y la denuncia social.

Polke nació en Silesia (hoy parte de Polonia) en 1941. Su familia tuvo que escapar a Alemania del Este tras la derrota de su país en la II Guerra Mundial. En 1953 la huída se repitió, en esta ocasión a la vecina Alemania Occidental. Con la familia afincada en Dusseldorf, el artista comenzó su trayectoria aprendiendo la técnica de las vidrieras, que muy pronto cambiaría por la carrera de Bellas Artes. A veces, no hay nada como estar en el lugar exacto en el momento propicio: y eso le sucedió a Polke, quien forjó su talento bajo la enseñanza de profesores como Joseph Beuys, Karl Otto Götz o Gerhard Hoehme.
Ya en 1963, Polke se alió con varios compañeros de estudios y amigos (entre los que se encontraba nada menos que Gerhard Richter) para poner en marcha su primera exposición colectiva en una carnicería vacía de la ciudad. Fue el pistoletazo de salida para la carrera del artista y de su compañero, quienes no tardarían en acuñar un concepto que iría ya ligado de forma definitiva al arte de ambos: Realismo Capitalista. 

sigmar-polke-4

El Realismo Capitalista nace inspirado en el realismo socialista, el movimiento “oficial” del arte de la URSS posterior a Lenin y de la China de Mao. Durante estos años, Polke mezcló con inteligencia parámetros heredados del nuevo arte norteamericano (con clara influencia de Warhol y Lichtenstein) con un realismo rancio plagado de estereotipos y símbolos polémicos (como la esvástica, prohibida en Alemania). El resultado fue una serie de obras que denuncian la inmersión de Alemania en la vorágine consumista y capitalista, pero también el anquilosamiento, el totalitarismo y la omnipresencia del gobierno de los bloques comunistas. Una corriente que queda marcada con obras icónicas como Freundinnen (Amigas), del año 1965.

Sigmar_Polke_Freundinnen
A Sigmar Polke se le conocía también como el alquimista. En su taller mezclaba materiales, soportes y productos para dar un nuevo significado a la realidad y al arte. Sus obras, con formatos que van desde el más pequeño a la escala más monumental, son diferentes dependiendo de quién las mire, desde dónde las mire e incluso con qué humor se las mire. Pero el afán alquimista de Polke no se reducía solo al campo puramente técnico. Al igual que mezclaba productos imposibles con pigmentos, a partir de los años 60 empezó a fundir en su producción artística elementos políticos y críticos, salpicados de la tradición sarcástica alemana heredada de artistas como George Grosz.

moma_polke_ch2014-1344-e1397650693591

Esta investigación dio lugar a piezas llenas de intención política. Durante estos años Polke realizó obras tan provocadoras como su célebre retrato de Lee Harvey Oswald, pintado en 1963. Tras conocer las famosas pinturas donde Warhol repetía los rostros de Marilyn Monroe o Jackie Kennedy, Sigmar Polke decidió hacer lo mismo con una de las personas más odiadas entonces en la sociedad norteamericana: el supuesto asesino del presidente Kennedy. Su actitud fue casi un reto a la sociedad, una forma de decirle al mundo: “ahí tenéis esta obra, compradla si os atrevéis”.

sigmar_polke_guardian

Los años del LSD 
Los 70 fueron para Polke, como para tantos otros artistas, los años de la experimentación. El pintor se traslada a vivir a una granja comunitaria, donde experimenta con drogas como el LSD o los hongos alucinógenos, además de crear obras colectivas. Son años fecundos en creatividad: Polke realiza obras impactantes basadas en la mezcla y la superposición, e incluye en ellas nuevos materiales. A esta época corresponden sus fotografías manipuladas con agentes químicos, que parecen querer retratar la mente humana alterada por las drogas.
En 1972, Polke participa en la emblemática Documenta V; a partir de ese momento, su obra alcanza una popularidad que ya no abandonaría. Los 70 son también años de viajes a lugares como Afganistán o Líbano, donde la cámara fotográfica del artista capta momentos que más tarde transformará en obras.

-+4+Sigmar+Polke+-++Sin+ttulo+2006.+Pintura+metlica+y+acrlico+s.+lona+estirada+225+x+300+cm.+Berln+Coleccin+ACT+Art.

Una ruptura y un renacer. El arte como reflejo de una sociedad convulsa
Siendo ya un artista reconocido a nivel mundial, a principios de los años 80 Sigmar Polke se replantea su arte y decide romper con lo creado para volver a empezar. La experimentación de su arte se vuelve más convulsa, explosiva y radical. En estos años, utiliza para realizar sus obras productos inquietantes e incluso peligrosos: polvo de meteorito, pintura tóxica a base de arsénico, uranio… Polke se inspira en artistas del pasado que reflejaron los horrores de la guerra y del comportamiento humano. Entre ellos, la obra de Francisco de Goya ejerce sobre él una particular atracción. El imaginario del artista aragonés aparece en obras como This is how you sit correctly – after Goya (1982).  

SIGMAR-POLKE-022-1024x823
Entretanto, con el telón de la Guerra Fría de fondo y las tensas relaciones entre las potencias mundiales, el escenario político se presentaba inestable y aterrador. Esta situación se refleja en el cambiante y sobrecogedor mundo que podemos ver en las obras realizadas por el artista durante estos años.

Sigmar_Polke-Bunnies
En las décadas posteriores el arte de Sigmar Polke siguió evolucionando en la misma línea. Sin abandonar sus referencias al pasado alemán, presentes en sus retratos de jóvenes nazis o en las esvásticas escondidas en obras como Paganini (1982), sus continuos experimentos con productos, materiales, soportes, transparencias o proyecciones generaron decenas de obras maestras. Piezas que a día de hoy forman parte de una de las trayectorias artísticas más compactas, coherentes, sorprendentes y provocadoras de la historia del siglo XX. (Escrito por Marta Sánchez para www.alejandradeargos.com)

Sigmar-Polke-Frauen-1999-Bikini

ENG: Multi-media artist, Sigmar Polke, had the capacity to be at once irreverent, playful, and acerbic. From painting to photography and film to installations and prints, Polke’s work, which often incorporated non-traditional materials and techniques, was above all a critique of art itself. Sometimes veiled and sometimes confrontational, the messages conveyed in his work raise serious questions about aesthetic, political, and social conventions. For Polke, the production of art was consistently a dialogue between himself and the viewer, which presented virtually limitless interpretive possibilities. Along with a group of fellow artists that included Gerhard Richter, he introduced the term, Capitalist Realism, which refers loosely to commodity-based art. Further, and specifically in the case of Polke’s work, Capitalist Realism constitutes not only a critique of Pop art and the commodification of art and capitalism overall but also of the idealistic and overtly nationalistic Soviet Social Realism that Polke was particularly exposed (and opposed) to.

The cynically witty Polke helped launch the Capitalist Realism style as a response to American and British Pop art. Rather than simply commenting on mass production and conspicuous consumption Polke went a step further. With works such as Chocolate Painting, he eliminated signifiers like labels with brand names in order to poke fun at notions of individuality and uniqueness. Indeed, despite the biting commentary of Pop art and its critique of capitalist consumer homogeneity, works like Andy Warhol’s Campbell’s Soup cans, with their labels and their sameness, still sold for large sums. The objects in Polke’s Pop works are stripped of such identifiers, which emphasizes how banal they actually are.

sit_correctly

At the fore of Polke’s experiments was the impulse to challenge virtually every convention of art, often in surprising and ingenious ways. His iconoclastic tendencies extended not merely to content but to the materials of the works themselves, which were often adamantly non-traditional. From uranium and meteorite dust, brightly printed fabric and soot, to bubble wrap and potatoes, Polke’s artistic odyssey took him and his work to the potential limits of creation.

Sigmar-Polke-Circus-Figures-2005-Mixed-media-on-fabric-300-x-500-cm

The subject of appropriation was a major theme in the work of Polke who challenged notions of authorship, authenticity, and objectivity. Drawing on images from modernist works that had become mainstream such as Jackson Pollock’s drip paintings or Roy Lichtenstein’s Ben-day dots — Polke, not unlike Marcel Duchamp, demanded to know what constituted originality in a world where copies have become prized and designer homogeneity had become a marker of status.

 

Anuncios